martes, 16 de mayo de 2017

Quieren “vientos cruzados”.

Resultado de imagen para fotosde marcelo peralta
Por Marcelo Peralta.

Muy mal haría el Presidente Danilo Medina si se deja llevar de algunos grupos de amarrarse en lo militar y policial para reprimir a la democracia tratando de arar en mar atacando a quienes participan en las marchas verdes cuyos miembros exigen el fin de la corrupción administrativa y la rampante impunidad. 
Muchos entendemos que vivimos época de torbellinos, que en cualquier momento todo puede estallar, porque hay personas que dirigen instituciones que se desdibujan metas que las reemplaza el pragmatismo en que pareciera que los principios son perseguidos, todo vale si ayuda a permanecer, que lo que vale es la mentira y la careta se constituye en ética.

En la República Dominicana todo está amenazado por el huracán del cambio, las vorágines creadas por los mismos que azuzan y que son autores y actores de la rampante corrupción e impunidad, monstruos que se han tragado miles de millones de los impuestos que pagan los que menos tienen.

Ahora, desde el gobierno y su partido, los denominados políticos “cascos calientes” quieren que el Presidente Danilo Medina reprima a la población que participan en las marchas verdes, pero la finalidad de los proponentes es que el gobierno termine desacreditado para crucificar después al propio mandatario.

Intentar detener el crecimiento de las marchas verdes orientaría al gobierno a cometer barbaries contra una población que manifiesta sus disgustos pronunciándose civilizadamente para desatar el nudo que tienen en sus gargantas, creado al parecer, por la flojera de,l gobierno para enfrentar la corrupción e impunidad. 

La brújula que nos puede guiar a salir de esta situación es y seguirá siendo el chin de democracia que tenemos y lejos de hacerla sucumbir, hay que luchar por su fortalecimiento ya que es enaltecedor del dominicano y traer ahora combate contra el pueblo, lo que llevaría es a que germine en un gobierno nefasto.

La democracia es la única manera que tenemos para manifestar la inconformidad debido a las erróneas políticas que en materia económica, de seguridad y social aplica el actual gobierno.

Son tiempos de democracia en donde el pueblo llano tiene derecho a manifestarse de manera civilizada, derecho conferido en la Constitución de la República y para algunos pueblos, esos son los lados de la trinchera, pero el dilema es, en cuál bando ubicarse.

Quienes dentro del gobierno y su partido estén analizando la situación para crear enfrentamientos con los miembros de las marchas verdes, lo único que buscan es arrastrarse por los vientos cruzados y se perderán en contradicciones con su historia y alma.

Hay gentes dentro y fuera del gobierno que no entienden los cambios que están ocurriendo y no hallan la manera de ubicarse y buscan el lado equivocado de la trinchera con la finalidad de hacer fracasar al Presidente Danilo Medina.

Quien no entienda el rumbo de la democracia, quieren que se destartale y que hayan confrontaciones entre el gobierno y quienes exigen el fin de la corrupción e impunidad.

Estamos viviendo días de alta confusión, las razones de Estado pueden quebrar los principios fundamentales de los individuos, fracturar el sistema democrático y  convertirnos en bestias, y el presidente Danilo Medina lo sabe de sobra y se hacer el chivo loco.

Estamos viviendo días para los espíritus elevados, porque se trata de hacer frente a los miembros del Movimiento Verde que en sus manifestaciones han demostrado poder de masas y de convocatorias que han sido básicas para poner a temblar a quienes están en el Palacio Nacional, en el Partido Morado y a los estrategas políticos del Presidente.

Parece que la política se coloca hoy en la relación humana más directa, los derechos ciudadanos deben ser mandatos sagrados que no deben ser estropeados ni siquiera con el pétalo de una rosa, porque, entonces, el gobierno perdería la fuerza de la majestad, el ejecutivo chapalearía en el fango de su incapacidad.

Es hora de que el pueblo se levante con fuerza a defender a su propio pueblo, porque es hora del Poder Moral, que se hagan políticos y participen en la contienda empuñando la democracia, que comiencen la reconquista del camino verdadero, dotar a la sociedad de una vía que acabe con la corrupción, impunidad, los robos del erario público, la delincuencia y la inseguridad, ya que parece que el país ha “soltado como una “chichigua en banda”.

La sociedad está atrapada entre contradicciones, pero sus hombres y mujeres jóvenes revestidos de valentía luchan por su defensa y vienen librando grande batallas contra la barbarie de la corrupción, complicidad estatal plagada de impunidad.

Estamos seguros, que República Dominicana sabrá salir del laberinto y hallar el puesto que le corresponde en esta contienda, siempre por encima de la mediocridad y la barbarie, porque la historia hoy le brinda a la juventud la oportunidad de ser ejemplo para el porvenir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario