martes, 9 de mayo de 2017

José Castillo Peralta un héroe silencioso ha muerto.

Resultado de imagen para símbolo de muerte



Por Marcelo Peralta.

¡Ha muerto un ícono!.

Ese es José Castillo Peralta.

Un infarto le arranca la vida este martes cuando servia a su projimo. 

El pueblo que no reconoce a sus héroes silenciosos, está condenado a sufrir las iras de los voceros tenebrosos.

La vida, ni te da ni te quita, solo son los hombres que con su amor se excitan, como amapolas cuando el viento las agita.

Los seres humanos nunca eligen las obras que vayan a realizar.

Hay que dejar que sean las obras que elijan a los humanos.

Es el caso de José Castillo Peralta, un amigo fiel, comprensivo, cariñoso, digno, sereno, atento, honesto, servicial, que ayer lunes nos saludamos con la caballerosidad que lo caracterizaba y hoy martes ya está dentro de un ataúd.

¡Paradoja de la vida!.

Era un hombre de inigualables condiciones humanas.

Cabalmente, honesto y trabajador.

El pueblo que no reconoce a sus héroes silenciosos, está condenado a sufrir.

Debo confesar que el pecado más grande cometido por este humilde hombre era haber sido honesto, justo y solidario. 

Ayer lunes, José  Castillo Peralta y quien suscribe, nos despedimos con el respeto y amabilidad que lo caracterizaba, quizás fue un encentro final que Dios quería que tuviéramos antes de llevárselo a su morada.

José Castillo Peralta era el esposo de Valentina Cabrera, empleada de la Fundación Medio Ambiente y Desarrollo-FUNDAMBIENTE-.

Cienfuegos y la sociedad de Santiago han perdido a un excelente y extraordinario ciudadano.
Dios sabrá por qué lo hizo.

Has de saber que Nuestro Creador quería a un hombre servicial y lo escogió a usted.

Paz a sus restos y tranquilidad a su alma, por las tantas veces que nos hizo reír.

Solidaridad a sus familiares. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario