miércoles, 12 de octubre de 2016

Sepultada en Yamasa la profesora Yiya Reyes. Equipo de FUNDAMBIENTE resaltan cualidades.


Ana Dilia Reyes-Yiya-.
Por Marcelo Peralta.
Fotos Juan Carlos de la Cruz Taveras. 

Yamasa, Monte Plata, R.D.- Los restos de la profesora Ana Lidia Reyes-Yiya, quien ayer martes falleció fulminada por un infarto cardiaco ha sido sepultada este miércoles.

 
Entre llanto, dolor y lamentaciones hijos, hijas, familiares, amigos, allegados, vecinos relaciones y a la que asistió una comisión  de la Fundación Medio Ambiente y Desarrollo-FUNDAMBIENTE-.

 La educadora era muy valorada en la comunidad y decenas de alumnos, profesores y comunitarios dieron el último adiós a los despojos.


 
En el funeral, el licenciado Miguel Inoa, Presidente de la Fundación Medio Ambiente y Desarrollo -FUNDAMBIENTE- dijo: No resulta fácil despedirse de una persona especial, como una amiga de la estirpe de Yiya que durante muchos años caminar kilómetros educando y ayudando a los desafortunados y con un modo de pensar, y por ende, su forma de ser.Ina sostiene que siempre es triste asistir al funeral de alguien a quien se quiso mucho en vida, pero la pena por la partida de su ida será superada  con el tiempo y queda el alivio de volverlo a ver en un futuro no muy distante.
Para el Presidente de FUNDAMBIENTE, dice que Yiya era una maestra dejó “huellas en la vida de cada uno de sus familiares, hijos, alumnos, amigos y conocidos para que jamás la olvidemos”. Y es triste enterarse de su partida, pero en el fondo de nuestros corazones sabemos que ahora están al lado del gran maestro, que es Dios.
“Cuantos momentos vividos, cuantas frases suyas que recordaré, cuantas experiencias gratas, pero sobre todo cuantas enseñanzas que siempre me servirán en mi vida diaria”, dijo Inoa.La congoja hizo que interrumpiera en ocasiones sus palabras, aunque recobraba fuerzas para continuar hablando de la trayectoria de la educadora.Dio gracias por todos esos momentos, que ahora que Dios la tiene en su gloria espero siga guiando los pasos como ángel que ayuda a los que piden misericordia y finalizó diciendo, hasta siempre, maestro”.
Mientras que la licenciada Elsa Hinojosa del equipo de Fundambiente dijo “No volver a ver a Yiya sin duda es lo peor que puede suceder.
Ya no estará aquí para podernos a corregir, ni para alegrarnos el día con sus chistes que nunca parecían tener fin.Aunque se nos ha ido porque Dios la ha llamado a su santo seno, siempre la tendremos presente.“Maestra de mil batallas, no solo por ser quien nos sabía alegrar en momentos difíciles, sino porque logró lo que pocos pudieron, ser el amiga que siempre sacó tiempo para orientar a los jóvenes para que sean adultos sinceros.
Mientras que Isabel Vallejo, también del equipo de FUNDAMBIENTE, dijo, bien dicen que Dios siempre se lleva a los buenos primero para que puedan seguir velando por los que están en la Tierra desde el cielo.
“No pudo haber hecho mejor elección al tener a su lado a una maestra y amiga tan buena, sin embargo, tu partida nos pone muy tristes a todos los que te estimamos y queremos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario