miércoles, 28 de septiembre de 2016

Pistolero que se cree un ser sobrenatural.

Por Marcelo Peralta

La inmadurez, falta de tacto, los bríos de la juventud lo llevan a burlarle de los heridos, familiares, de la sociedad, desafiando a las autoridades nacionales e internacionales.

Llegó al Parque Juan Rosado Capellán, accionó armas de fuego, hirió de tres balazos a su exeposa Isis Bourdierd y a otras tres personas más que estaban a su alrededor para luego huir sin que nadie lo impidiera.

Ese individuo que portaba armas de fuego dicen que es Jhovanny Tavarez, joven nativo de Santiago Rodríguez, hijo de un honorable y respetable ciudadano y exmiembro del Ejército de la República Dominicana.

Cuando muchacho era un limpia zapatos que encontró una oportunidad y se fue a Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida.

Progresa, compra negocios para la venta de bebidas alcohólicas, se cree ser dueño de la sociedad, golpea, bofea funcionarios judiciales, a ciudadanos y se alza con el “santo y la limosna”.

En medio de una muchedumbre disparó a diestra y siniestra para luego salir tan tranquilamente, a pesar de haber poco cometido el hecho a pocos metros de la Policía como si no hiciera algo para detenerlo.

Los hechos de sangre en que resultaron heridas cuatro personas se registraron a las 11:40 de la noche del sábado 24 de septiembre “Día de Nuestra Señora de Las Mercedes” patrona del municipio San Ignacio de Sabaneta.

Es la primera vez que una tragedia así ocurre en estas fiestas populares a las que sus padres y madres llevan sus hijos e hijas a divertirse por la diversidad de actividades sociales, cultuales y musicales que se realizan.

Desde que era un mozalbete hasta la edad de 60 años que tengo en la actualidad y nunca había escuchado la ocurrencia de un hecho semejante en el Parque Juan Rosado Capellán.

San Ignacio de Sabaneta es un pueblo de personas decentes, educadas, estudiosas, responsables, respetadas, solidarias, hospitalarias, todo el mundo allí se conoce, es amiga de la amiga y “extienden sus manos al caído”.

En la culminación de las tradicionales fiestas que se hacen en el Parque Juan Rosado Capellán, arribó el señor Jhovanny Tavarez portando armas de fuego hiriendo a su exesposa y tres personas más que estaban cerca de ella.

Después de cometer esa brutalidad, que no solo afecta a los heridos, sino a la sociedad y después del salvajismo se “larga” supuesto a Estados Unidos haciendo advertencias y amenazas dirigiéndose a los heridos, a familiares, desafiando a las autoridades de aquí y de Estados Unidos  y quien se vanagloria de su egocentrismo y poderío económico.


Es una necesidad impostergable recordar que todo ser humano que vive enredado con el “Diablo termina envuelto en su cola”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada