lunes, 16 de mayo de 2016

Por poco el domingo en un negocio en Santiago Rodríguez me trago un pedazo de blocks.



Un pedazo de cemento en comida.

Por Marcelo Peralta
Santiago Rodríguez, R.D.-Estudios señalan que nuestro organismo sigue siendo similar al de la época en la Edad de Piedra y que las comidas chatarras aumentan las enfermedades cardiovasculares.
Vean el pedazo de cemento que estaba dentro del moro de guandules, que a pesar de todo el poco que pude comer estaba muy bueno.
Hacían varias semanas que no comía arroz y el domingo viaje a mi pueblo amado San Ignacio de Sabaneta y en el lugar en que acostumbro a almorzar estaba cerrado debido a que el personal acudía a los centros de votación.
Raudo y veloz me dirijo a un lugar donde venden comida y bebidas de todas locales, nacionales extranjeras.
Al detenerme en el servidor observo que había arroz, habichuela, carnes de pollo, cerdo y moro de guandules que me llenó los ojos por su colorido.
Tentado me inclino por el moro de guandules, ensalada verde, carne de cerdo guisada y una botella de agua sin elegir ni exigir el nombre de la envasadora.
Por experiencia de joven en mi casa me despojaron en ocasiones de la carne cuando llegaba visito, me comí la carne de cerdo, que al decir verdad estaba muy deliciosa.
Después la ensalada y dejo el moro de último por si me llenaba con la carne y la ensalada que quedara el arroz ahí.
En verdad el moro de guandules estaba llamativo y me dispuso a comer un poco.
A mitad del plato, me lleno la boca de una cucharada y tremenda sorpresa que me llevé con lo que encontré un “pedazo de cemento” en medio del suculento moro de guandules.
Para evitar esta indelicadeza y falta de higiene deberíamos volver a la Edad de Piedra y dejar de comprar comida en lugares donde les daña la salud a los ciudadanos.   
En la Edad de Piedra, que muchos se extrañan de lo que comía el hombre en esa época, pero que lo que usaba para alimentarse estaba diseñado para resistir al medio ambiente y no para ser digerido en el estómago humano.
En ese negocio donde casi me trago un pedazo de blocks son especialistas en pollo al carbón y que por su peculiar sabor tiene mucha demanda, favorecido por el lugar donde está ubicado.
El singular negocio ostenta la categoría de centro de bebida, tiene banca de lotería, que en el pasado fue una cancha deportiva, luego un lugar predilecto para los sabaneteros y visitantes, que tenía una estrella como símbolo, muy visitado y tuvo un nombre de cuerpo celestial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario