domingo, 20 de diciembre de 2015

En República Dominicana ni los sacerdotes están a salvo de los delincuentes.

Benito Hierro.
Por Marcelo Peralta.
Puerto Plata, R.D.- El avance de la delincuencia, unido a la delincuencia en los niveles de seguridad ciudadana no tiene parangón, porque el mal ha avanzado a extremos tales que los forajidos que andan desenfrenados por calles, avenidas, pueblos y campos ya ni siquiera a los sacerdotes en sus casas ni templos son ni considerados ni respetados.
Un famoso ladrón en Puerto Plata que le dicen “El Chacal”, pero su nombre es Antonio-Tony-Payero, penetró a  la parroquia “La Altagracia” en Puerto Plata, al Norte del país, quien al ser descubierto por el sacerdote auxiliar, Benito Hierro, la emprendió a palos y golpes hasta provocar heridas en la cabeza al religioso al que aplicaron de 14 puntos de sutura.

Asi el ladron conocido como El Chacal dejara la cabeza del padre Benito Hierro.

Eso ocurrió en la Parroquia situada en el sector CONANI de la atlántica ciudad Puerto Plata, cuando el religioso sorprendió a “El Chacal” robando dentro de la donde penetró a su interior en  horas de la madrugada de este domingo.

El cura salvó la vida milagrosamente del forajido, porque ya vecinos de la periferia lo auxiliaron al escuchar sus gritos debido a los golpes ocasionados por el “intruso”.

Hombres y mujeres salieron con palos, machetes y otros objetos tras la capturar del delincuente para “lincharlo”, pero fue en vano ya que puso “pie en polvorosa y logró salir airoso de los aprietos na que estuvo sometido”, dijeron testigos.

El sacerdote Hierro presta servicio en la parroquia “La Altagracia” situada en el sector Conani de este municipio teniendo que ser llevado por los vecinos a un centro de salud local, donde médicos lo curaron y aplicaron 14 puntos de sutura en la cabeza debido a las heridas ocasionadas por el facineroso.

El malhechor fue sorprendido por el religioso cuando éste incursionaba al templo católico por el patio sin percatarse que ya lo esperaba esperando para neutralizar el hurto que se habían propuesto.

De acuerdo al cura párroco de la parroquia “La Altagracia”, el hecho sucedió en la madrugada y que el delincuente sin mediar palabras le fue encima como a la  “conga”, le entró a palos ocasionándole heridas en la cabeza y golpes en otras partes del cuerpo.

El padre Hierro fue auxiliado por residentes en el sector Conani, quienes intentaron linchar al agresor.

Hierro es un auténtico defensor de las causas nobles a favor de los residentes y sus luchas a favor de la educación, el turismo, la salud y la protección del entorno de las familias.

El religioso dice que hay que cuidar lo positivo que Dios nos ha proporcionado y se recuerda la feroz lucha que librara contra los propietarios de una envasadora de gas licuado de petróleo  la que afectaba la salud, no se acogía a las condiciones ambientales y tampoco, ni cumplía con los requisitos de Ley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario