miércoles, 30 de diciembre de 2015

El 2015 fue un año funesto para República Dominicana respecto a Haití.

Mercado jueves en Santiago.

Por Marcelo Peralta
Santiago, R.D.- El año 2015 ha sido funesto para la República Dominicana matizado por los hechos de violencia, criminalidad, sicariato afectando la paz, llevando intranquilidad en las familias y enlutando hogares.
Además, otro hecho que ha sido negativo para el país ha sido el plan trazado por gobierno de traer millares de haitianos a nacionalizarlos e igualarlos con los dominicanos, violando la Soberanía Nacional, invirtiendo en esos fines millones de pesos de los impuestos de los contribuyentes en franca violación a la Constitución de la República.
Los haitianos por no tenemos respeto cogen las calles para vender trapos.
Hoy, la República Dominicana está llena de famélicos haitianos y haitianas de todas las edades, interponiendo hábitos y costumbres foráneas, solo para complacer apetencias de organismos internacionales.
Con este infausto plan, el gobierno central, sus promotores y colaboradores violaron la Constitución Dominicana, pisotearon los ideales del patricio Juan Pablo Duarte y complacieron a Estados Unidos, Canadá, Francia, Inglaterra, Unión Económica y los vulgares enemigos de la Patria tanto internos como externos.

Históricamente, Haití se ha burlado de los dominicanos a pesar de la solidaridad sistemática y constante, pero en ésta  gestión actuar ha sido más notoria por ”blandenguería” de las autoridades, y en el 2015 la manera  descarada y abusiva de los haitianos apoyados por organismos internacionales y los antidominicanos.
Nunca, en la historia republicana un presidente había permitido, después de la ocupación abusiva de 22 años y la guerra del 1844 que militares haitianos vinieran a pisotear la tierra de Quisqueya, como ocurrió cuando un haitiano fue ahorcado en un parque por compatriotas suyos para robarle un dinero que se habría ganado en un premio de lotería.
Haití ha puesto de “mojiganga” a la República Dominicana, como fue el caso de ocupar la Embajada nuestra en Puerto Príncipe, quitar la Bandera Nacional y colocar la haitiana y el gobierno de Danilo Medina se “metió” el rabo entre las piernas similar a los perros “cobardes”.
Otras acciones negativas ha sido el bloqueo a la entrada de productos comestibles nacionales a Haití, impedimento de carnes, interferencias a las comunicaciones radiales, robos de fusiles en destacamentos militares en la frontera, de ganados en fincas de productores, sin que a pesar de este cuadro desolador, no se vislumbra desde el Estado una actitud ejemp0larizadora.  
Actualmente, las relaciones comerciales entre ambas naciones esta en un “hilito” por una veda del gobierno haitiano, que no quiere que el país exporte pollo, huevo,  carnes, plásticos desde República Dominicana para permitir el contrabando y venderlos más caros allí.
República Dominicana permite que los haitianos enfermos vivan aquí, se facilitan las condiciones para vivir, andar en las calles, muchos vienen a robar, vender drogas, trafican armas, mujeres a prostituirse, les preparamos los médicos, agrónomos, veterinarios, damos comida, agua de los ríos y hasta la que beben, ya que el rio Artibonito nace en la provincia Santiago Rodríguez, alojamiento, transporte, solidaridad, respeto, y viven hablando mal de nosotros.
Los haitianos cortan los bosques dominicanos, se adueñan de las aéreas boscosas, secan los ríos ya que actúan al especie de invasores depredadores totales, las leyes por parte de las autoridades competentes solo están marcadas en los libros y no se las aplican.
Trajeron plagas y enfermedades como ha sido el cólera, brote de gripe, en territorio dominicano los haitianos no pagan impuestos por el ingreso a su territorio de esos productos comestibles, entran por los montes ya que andan sin documentos.
Empresarios, grupos religiosos de ambas naciones, unidos a militares son partícipes y cómplices de estas barbaries, porque reciben beneficios alimentados por el contrabando de mercancías y trata de personas.
El gobierno dominicano abusa de los recursos que dominicanos pagan los contribuyentes gastándolo sin a favor de los haitianos, debido a la falta de institucionalidad
Dicen que el año pasado, el Ministerio de Salud Pública, en sus diferentes servicios y áreas de salud, ofreció un millón 85 mil 253 atenciones médicas a pacientes haitianos que acudieron a los establecimientos sanitarios diseminados a nivel nacional, lo que implicó una inversión de RD$1,048 millones seis mil 574.
Esos recursos fueron invertidos en servicios de consultas, emergencias, ingresos, pruebas de laboratorio, partos, cesáreas, control de embarazos en adolescentes, cirugías mayores, imágenes y transfusiones, pero no incluyen los gastos en medicamentos, traslado de pacientes, vacunación y servicios de primer nivel, estimados estos últimos en RD$1,919 millones.
Centros regionales de salud. 
Para este año se estima que los centros ofrecerán alrededor de un millón 349 mil 295 servicios a pacientes haitianos, para una inversión de RD$1,285 millones 399 mil 800, según datos ofrecidos por la Dirección de Planificación y Desarrollo del Ministerio de Salud Pública.
La inversión en atenciones médicas a pacientes de nacionalidad haitiana corresponde al 10% del presupuesto de salud del Ministerio de Salud Pública.
Según las estadísticas reportadas al Ministerio por los VIII Servicios Regionales de Salud en que se ha dividido el país en materia sanitaria, solo en el año 2012 se ofreció a esa población 259 mil 500 consultas de primera vez y 151 mil 331 subsecuentes, para un total de servicios externos de 410,831 consultas.
Respecto a las emergencias solo en el 2012 se ofrecieron 221 mil 429 servicios, se practicaron 352 mil 487 pruebas de laboratorio; 15 mil 655 partos; 28 mil 207 cesáreas; 17 mil 696 control de adolescentes embarazadas; 3,190 cirugías mayores; 2,669 servicios de imágenes y 3,370 transfusiones.
En el área metropolitana, se ofrecieron 240 mil 915 servicios a la población haitiana.
Más aún, en la inversión del Ministerio de Educación en 2011-2012 a favor de los haitianos fue de 762 millones 107 mil 986 pesos con 67 centavos, según el director de la Oficina Nacional de Planificación y Desarrollo de la institución, ingeniero Víctor R. Sánchez Jáquez.
Detallado en el cuadro I de la siguiente manera.
En tanto que 2012-2013, la inversión en educación y formación preuniversitaria para los nacionales haitianos en tiempo fue de mil 446 millones 597 mil 332 pesos.
Las ayudas de República Dominicana a los haitianos en áreas salud y educación a los haitianos se triplico en comparación a otros años por la masiva presencia permitida por el actuar gobierno de Danilo Medina, en violación a la Soberanía por la masiva invasión haitiana.
Se impone que los dominicanos reflexionen y piensen al despedir el año 2015 y recibir el 2016 lo que nos depara el porvenir.


En este año 20-15 predominó el caos de la vida y costumbre de los dominicanos por el masivo flujo de haitianos y haitianas sin modales provocan do situaciones acelerada y caótica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario