domingo, 22 de noviembre de 2015

Quique Pérez resalta aportes al país de COOPSANO en sus 40 años de creada.

Quique Perez.
Por Marcelo Peralta
San Ignacio de Sabaneta, Santiago Rodríguez, R.D.-La primera reunión en 1974, sus primeros socios Joaquín Dolores Torres, Eugenia Ramos, Gregorio-Lolito-Rodríguez, José Echavarría y Francisco-Quique-Pérez, recaudaron la suma de 10 pesos, y hoy a sus 41 años la confianza e instrumento de desarrolla de miles de personas en muchas zonas del país.

Nuevo local de Coopsano en Montecristi.

Don Francisco Antonio Pérez Rodríguez- Quique-, pionero de la Cooperativa de Sabaneta Múltiples Sabaneta Novillo-COOPSANO, fundada el 5 de diciembre del 1974, segun el libro "Sabaneta" Ciento setenta años de historia y heroismo. Cronologia 1844-2014 autoria del arquitecto Ricardo Gonzalez.

En sus 40 años de fructífera labor resalta es la monstruosidad y confianza del desarrollo de diversos sectores enclavados en las provincias Santiago Rodríguez,  Montecristi, Valverde, Santiago y Santo Domingo.

Pérez Rodríguez, dijo que donde se pega un blocks, un pedazo de madera, se instala un comercio, se compra un vehículo sin importar tamaño, marca, precio, ahí interviene COOPSANO, porque contribuye al progreso, crecimiento personal, institucional, a la defensa, auxilio, innovaciones de sus socios.

Es por eso, indica el fundador de esa institución crediticia que por la confianza depositada por sus socios y socias se ha convertido en la “gloria” de la Región Noroeste, parte de las ciudades de Santiago y Santo Domingo.

Resalta la incidencia de COOPSANO en los aspectos económicos, sociales, culturales, deportivo, gremial, sindicales, comerciales en las cuales interviene la mano “amiga” del personal diseminado en todas las sucursales.

Aunque sus primeros aportes de los socios fue de 10 pesos, sin embargo, sus arcas financieras hoy son innumerables y millonarias sumas de dinero que ingresa por conceptos de los prestamos y aportes de sus afiliados.



   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada