viernes, 6 de noviembre de 2015

Iglesia Católica pide a la ciudadanía andar como la guinea esquiva y espantada por los delincuentes.

Por Marcelo Peralta
Santiago, República Dominicana.- La Iglesia Catolice lanzo su voz de alerta a la ciudadanía que en los meses de noviembre y diciembre ante como las “guinea con los ojos abiertos”, esquivos, atentos, espantados y en alerta tras el incremento de la delincuencia atraídos por la circulación de dinero debido a que el Estado y empresas privadas entregan el sueldo 13.

Monumento Nacional en Santiago y la estatua del general Gregorio Luperon.

La Conferencia del Episcopado Dominicano hace el alerta a la ciudadanía ser precavida en la nota editorial de su periódico semanario “Camino”, exhortando a la vez a las autoridades policiales adoptar medidas preventivas en estas semanas finales de los meses noviembre y diciembre del 2015 y evitar que las gentes sean “presas” de los delincuentes.

Añade que en las primeras semanas, tanto las instituciones del Gobierno y las empresas del sector privado entregan el sueldo 13, es la época en que se incrementan los actos delictivos, porque hay personas que tienen el afán de acumular riquezas, a cualquier precio, los lleva a cometer las acciones más reprochables que uno puede ver.

En ese sentido, la Iglesia Católica llamó a la población ser preventivos y a las autoridades reforzar la vigilancia y evitar que en los últimos días finales del año, le roben la alegría a las personas de poder ver las últimas hojas del calendario del 2015 con ojos de esperanza.

Siempre y de acuerdo a la entidad religiosa, en los últimos dos meses del año que discurre “debemos andar esquivos y atentos” para no ser presa de los delincuentes.

Hay que andar “espantados”, a fin de evitar ser víctimas de los delincuentes que en este período incrementan sus fechorías y sus malas acciones, ya que los ladrones, como saben que hay mucho dinero circulando, crecen como la “verdolaga en el campo”,  cita el editorialista del semanario Camino, órgano de la Conferencia del Episcopado Dominicano.

El mismo editorial formula acerbas críticas a la inseguridad ciudadana sea consecuencia de la impunidad, el delito sin castigo, sobre todo cuando quienes los cometen están “blindados por la complicidad”.

Atribuye que el desempleo y la falta de oportunidades para los jóvenes inciden en el incremento del consumo, tráfico y venta de drogas en los barrios y campos del país.

E indica el “Semanario Escrito” que hay que ver la forma “esquiva” con la que andan las personas en las calles es un reflejo que demuestra que se ha llegado a un nivel en que los malos dominicanos enterraron los valores que permiten vivir en una sociedad organizada.

“Como hemos dicho en otras ocasiones, los delincuentes han puesto de rodillas a los ciudadanos que desean vivir en paz”.

”Y lo más penoso del caso es que no hay horas ni espacios donde uno pueda sentirse seguro”, concluye el editorialista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario