sábado, 20 de junio de 2015

Voces y ecos

Resultado de imagen para fotos del periodista rafael romero peralta
RAFAEL PERALTA ROMERO
rafaelperaltar@gmail.com

De Macondo a Los Uveros
 El próximo martes  será inaugurada en Miches la semana cultural  con un vasto programa  que incluye talleres de artes plásticas y artesanía, presentación de libros nuevos, encuentro de escritores de distintas provincias, una feria de libro, conferencias y  conciertos, además de reconocimientos a algunas personas.

Este año, la actividad es dedicada a Colombia y tiene por lema “De Macondo a Los Uveros”. Parece que el lema  ha provocado algún escozor. El escritor Sélvido Candelaria, presidente de la fundación que organiza el festival y autor de la frase,  ha reaccionado. Macondo es el lugar ficticio donde Gabriel García Márquez ubica sus historias.

Los Uveros  es también una comarca  de ficción donde un escritor nacido en Miches ubica los hechos que narra en sus cuentos y novelas. “El problema se ha suscitado –dice  Candelaria- porque me he metido muy hondo, he cometido poco menos que un sacrilegio al relacionar la creación de un escritor del patio, con otra de una gloria universal”.

El festival, que lleva ya una década, desde  hace tres años,  es dedicado a una nación, lo cual se expresa con un eslogan. Así, cuando se  dedicó a  Puerto Rico  el lema fue “El Diálogo de las Yolas”; Venezuela, “Por la Senda de los Arauacos”; Cuba, “Entre Caciques y Siboneyes” y ahora  con Colombia, “De Macondo a Los Uveros”.

Sélvido Candelaria ha dicho: Y ahí vino la desgracia. Sí, la desgracia de provocar a los amilanados de siempre. Los que reverencian a Tolstoi pero reniegan de su postulado más conocido (“si quieres ser universal, escribe sobre tu aldea”). Pero su explicación no termina y yo, que estoy en el medio, prefiero las opiniones suyas:

“Hace poco tiempo, en un comentario que me tocó hacer sobre la novela Residuos de Sombra, de Rafael Peralta Romero, escribí lo siguiente: “Peralta se ha dedicado a través de toda su obra, a establecer con marca indeleble la idiosincrasia del pueblo dominicano a través de las expresiones populares que usan sus personajes ante determinadas circunstancias o situaciones. “En boca callada no entran moscas”, “el muchacho habla cuando la gallina mea”, “el pez muere por la boca”. 

Esa característica se ha convertido en una marca de fábrica para la obra general de Peralta y esto, unido a su insistencia en crear un emblema poblacional a través de su utópico pero ya patentizado pueblo de Los Uveros, lo colocan en un lugar muy poco poblado de la narración latinoamericana donde se erigen Gabriel García Márquez  con su Macondo y Juan Rulfo con su Comala, como las cabezas más distinguibles”.


Espero que se entienda mejor el eslogan “De Macondo a Los Uveros”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada