domingo, 14 de junio de 2015

Vida misérrima de haitianos los hace emgirar a República Dominicana.


El flujo por los montes es creciente.
Por Marcelo PeraltaDajaon, R.D. -La vida misérrima en que viven miles de haitianos los obliga a emigrar hacia República Dominicana sin importar su edad. 
Los haitianos incrementaron su flujo a República Dominicana después de terminar la Segunda Guerra Mundial en 1945. Cubiculos en el mercado de Dajabon. Este es un lunes dia de mercado.Los braceros eran contratados mediante acuerdos y al terminar la zafra regresaban a su  territorio.
Sin embargo, al transcurrir el tiempo, surgieron bandas de traficantes de haitianos a ambos lados de la frontera quienes cobraban altas sumas de dinero para internar a los ilegales en fincas agrícolas de la Región Noroeste y el Cibao Central.Dos haitianos empujando este carrteron lleno de mercancias por calles de Dajabon y curzarlo a Juana Mendez.
Con el tiempo los promotores de la “trata de personas” ampliaron su radio de acción y hoy hay haitianos ilegales en todos los confines del país depredando los bosques para elaborar carbón, causando efectos desgarradores a la foresta y reduciendo los caudales de los ríos que nacen en las cordilleras Central y Septentrional.Una haitiana muestra papeletas de Haiti y Republica DominicanaNo solo los haitianos y dominicanos depredadores cortan arboles y pega n fuego a los bosques, sino que otra acción criminal es los permisos otorgados por el propio gobierno dominicano a grandes compañías mineras para extraer otro y otros metales valiosos.Estos haitianos y sus productos en la ciudad haitiana de Anse-à-Pitres en la frotnera con Republica Dominicana,El flujo de haitianos y haitianas se incremento desde que el presidente de la República Dominicana de entonces, Joaquín Balaguer y su otrora Partido Reformista Social Cristiano-PRSC- autorizaron en el año 1993 la entrada a miles de haitianos al mercado binacional en Dajabón para la compra y venta de artículos variados.Una manana de mercado lunes en Dajabon.
La franja divisoria entre ambas naciones de 380 kilómetros de largo ha sido “sellada de mercados” siendo el de mayor flujo el que se realiza en Dajabón es el que recibe un prometido de visitantes superior a las 24 mil 800 personas en cada día de mercado.En el 2010 por el Centro de Exportación e Inversión de la República Dominicana (CEI-RD), calculó la existencia de 5,221 vendedores en todos y de ellos el 51.10% haitiano y el  48.23 % dominicano.Resultado de imagen para fotos de juana mendez en haitiConsulado dominicano en Juana Mendez en Haiti.Para esos días de feria, se desplazan personas desde todas las provincias del país a vender y a comprar artículos diversos.Resultado de imagen para fotos de juana mendez en haitiEs en Dajabón, donde el mercado se hace en un edificio construido con el apoyo de la Unión Europea y prácticamente con un buen control por parte de las autoridades de la Alcaldía.Resultado de imagen para fotos de juana mendez en haiti
Haitianos motochonchando en Juana Mendez.Según Luis Vásquez, encargado de Operación, para que las personas puedan instalarse tienen que reunirse los requisitos establecidos por las leyes municipales, completar un contrato anual, escogiendo el tamaño del espacio, el comerciante paga una cuota que oscila entre 50 pesos y 300 pesos por día de mercado.
Templo religioso en Juan Mendez, Haiti.En un estudio del CEI-RD se indica que el Ayuntamiento de Dajabón recibe ingresos estimadlos en 9 millones anuales por el cobro de los espacios.Resultado de imagen para fotos de juana mendez en haiti
Unidad de los cascos azules de la seguridad en Juana Mendez pagada por la ONU. El fuerte del mercado es Juana Méndez en Haití y Dajabon en República Dominicana, cuales impactan en 90% su economía y vida laboral por el mercado, que antes se hacía en las calles del centro de la ciudad dominicana, ocupando unas 15 cuadras.Resultado de imagen para fotos de juana mendez en haiti
Asi es la vida en Juana Mendez, en Haiti cerca de Dajaon en Republica Dominicana.En febrero de 2012, se inauguró la estructura donde opera en la actualidad, con una inversión superior a los 278 millones de pesos.Vásquez explica que el edificio se diseñó para poco más de 800 mercaderes.

Sin embargo, en vista de que hasta 1,500 se quedarían sin puestos, se permitió que se instalaran en el estacionamiento.
Los que no cupieron, se ubicaron en la parte trasera del recinto, en un espacio insalubre, donde inclusive se vende carne en mal estado. 
En diciembre de 2014, la Unión Europea inició la ampliación del mercado, con la construcción de cuatro almacenes y parqueos para 32 camiones y 120 camionetas.
La inversión es 5 millones de euros, financiados por el Décimo Fondo Europeo de Desarrollo.
Los trabajos se prevén culminar en 2016, pero como no incluyen nuevos espacios para comerciantes, se mantiene la disyuntiva de la congestión. 
Con el fin de organizar el comercio, se propuso la construcción de otro edificio para un mercado del lado haitiano, en la ciudad de Juana Méndez en Haití no muy lejano al río Masacre.
Con una inversión de 10 millones de euros, tendría 230 puestos de venta interiores, 500 exteriores, 4 almacenes y estacionamientos. 

Jean-Noël Gangloff, oficial de Programas de la Delegación de la Unión Europea en la República Dominicana, entiende que de comenzarse el de Haití, estaría listo a finales de 2017 e iniciaría su operación ese mismo año.
Mientras cada día de mercado  crece la cantidad de compradores y vendedores haitianos se coordinan esos aprestos, cada semana se repite el movimiento comercial hasta que el ambiente va mengüando en la tarde, y se cierran los pasos a las 7 de la noche.

Desde el día anterior a la ciudad de  Dajabón comienzan a llegar miles de personas de todo el país para abastecerse de los diversos artículos que allí se comercializan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada