jueves, 25 de junio de 2015

Cientos sepultan ingeniero de Santiago Rodriguez asesinado en Santiago

Foto de Juan Carlos Pisos.
Encendido de velas.

Por Marcelo Peralta
 San Ignacio de Sabaneta, Santiago Rodríguez, Región Noroeste, R.D.- Duelo, tristeza, sed de justicia, solidaridad con la familia y cientos de parroquianos dieron adiós a su última morada a los restos del este miércoles del ingeniero en Zootecnia, Luis Antonio Medrano Reyes, de 24 años de edad, asesinado en Santiago por una red de delincuentes para robarle un “celular”.
 
El doctor Rafael Bourdierd, presidente de la seccional del Colegio Medico Dominicano de Santiago Rodriguez y amigo de Luis Antonio Medrano Reyes deplora su muerte y demanda castigo para los asesinos.

 Roman, Medrano Reyes, recién graduado de ingeniería en Zootecnia en la Universidad Instituto Superior de Agricultura-ISA- era nativo del sector “Las Espinas”, municipio de San Ignacio de Sabaneta provincia Santiago Rodríguez en la Región Noroeste había salir de ejercitarse en un gimnasio y llegando a la casa donde vivía en la calle 3 segundo Nivel de la Urbanización Fernández fue despojaron de un celular por cuatro hombres y una mujer que luego lo mataron a  tiros por la espalda.
 
Corona de flores, foto de Medrano Reyes y veones en el tronco de un arbol de nin en la casa de la madre.

El grupo de “verdugos, asesinos, atracadores, de ratas y criminales” está compuesto por Freilin Perdomo Toribio, Edward José Liranzo, Ramón Onady Cruz Cruz, Carlos Manuel Arias Rodríguez y Zuleika Hiciano Martínez que por la eficiencia y prontitud de la Policía que observo las filmaciones de cámaras de vigilancia de seguridad instaladas en la zona, pudieron detener a los forajidos la misma noche del robo y del crimen.
 
Companeros de promocion en la Universidad ISA.

Con Medrano Reyes son dos los jóvenes asesinados en esas mismas circunstancias ya que la primera víctima fue un joven hijo de un medico radicado en Mao, provincia Valverde en la Región Noroeste para robarle un celular dotado de alta tecnología.

El ingeniero nunca puso resistencia ante sus verdugos que luego de ser despojado de su aparato de avanzada tecnología huyo y fue cuando el grupo de delincuentes los tirotearon murieron en el trayecto hacia el Hospital regional universitario José María Cabral y Báez donde falleció.
En noviembre pasado se graduó de ingeniero en Zootecnia en la Universidad ISA, laboraba en una empresa privada de esta ciudad, hace poco se había matrimoniado con una joven de buena familia, quienes alquilaron una vivienda en la calle tres, segundo nivel en la Urbanización Fernández detrás del Hipermercado La Fuente.
La Policía establece y afirma que al detener a los facinerosos se desplazaban a bordo de una jeepeta y en una motocicleta que tras asesinar a Medrano Reyes, huyeron y un grupo fue detenido en la Salvador Estrella Sadhalá cerca de Baltimore Dominicano-BALDOM y otro grupo el ensanche Bermúdez al Noroeste de la ciudad.
Al sepelio acudieron personas de los diversos extractos sociales, con expresiones de dolor por el fallecimiento del ingeniero que se dieron cita a la casa materna en el sector Las Espinal al Norte de la ciudad, a la Funeraria Santa Clara en la esquina que forman las calles Pedro Thomas y José Marte y luego al cementerio situado en las esquinas de las calles Próceres de la Restauración de la República y Francisco del Rosario Sánchez.

Quienes asistieron al sepelio expresaron que la muerte de Medrano Reyes “ha sido una gran pérdida para la sociedad de Santiago Rodríguez,  el país y muchos lo definieron como  gran y extraordinario ser humano.

Hombres, mujeres, adolescentes y jóvenes de todas las edades procedentes de los diferentes estratos sociales acompañaron el féretro desde la funeraria hasta el cementerio y despedirlo para siempre.

Era notorio en que cada uno de los presentes abogaban porque las autoridades judiciales antes de su veredicto, evalúen el dolor que ha causado a la familia de Medrano Reyes y a la sociedad este abominable crimen.

Tras sepultarlo, decenas de personas se dirigieron desde el cementerio tomaron la calle José Marte, avenida Francisco del Rosario Sánchez, para en caravana recorrer la Batalla de Capotillo, Libertad, Las Mercedes, General Gregorio Luperon, Alejandro Bueno, José Cabrera, Francisco Suriel, 30 de Marzo, la extensión Fefita La Grande, José Blas Durán hasta la casa materna.

En la capeta de una jeepeta color blanca con coronas de flores de colores variados y detrás una camioneta abordada por varias jóvenes que llevaban una foto de la víctima.

Una parada en la esquina de las calles José Cabrera y Francisco Suriel fue para que integrantes de la caravana compraran cervezas presidente y proseguir con la marcha.

Muchos juraban y pedía a las autoridades judiciales imponer la  mayor de las sanciones a los a participantes en este crimen del ingeniero Luis Antonio Medrano Reyes.

Dijeron que desde la provincia Santiago Rodríguez en la Región Noroeste se trasladaran a la de Santiago en el centro del Cibao y frente al Palacio de justicia exigir que al grupo de delincuentes se les apliquen los mayores castillos que establece la Ley.

Una vez frente a la casa de la madre de la víctima, decenas de personas prendieron velas como señal de impotencia y con  sed de justicia.

Al caer la noche, era notoria la presencia de jóvenes con signos de ebriedad que hacían las anécdotas en la organización de “parrandas”, bebentinas y pasadías para los ríos a hacer asopado, guisos y a beber ron y cervezas.

“Luis era un joven sano, tranquilo, amistoso, sociable y con corazón limpio” eran algunas de las exclamaciones de amigos, amigas, familiares y allegados.

Ya en horas entradas la noche se originaron las “desbandadas” en que se “rompió la tasa y cada uno para su casa”.

 Innúmeras fueron las personas entre sollozos y tristeza iban a la casa a consolar a Josefina Reyes la madre del ingeniero Luis Antonio Medrano Reyes.

Muchas de las personas que asistieron al sepelio, entre familiares, amigos y allegados, se trasladaron desde Mao, Santiago, Santo Domingo y Estados Unidos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada