viernes, 8 de mayo de 2015

Riña feroz en el PLD

Resultado de imagen para fotos de rafael peralta romero
RAFAEL PERALTA ROMERO
rafaelperaltar@gmail.com

El Senado de la  República   refirió  a una comisión especial el proyecto  de ley  sometido por un sector del PLD (Partido de la Liberación Dominicana) con el cual  se  persigue   una reforma a la Constitución  que permita  al presidente Danilo Medina la posibilidad  de la  repostulación.  Con   ello se logra postergar una  lucha desgarradora que espera a esa organización.

El pasado miércoles, cuando  el Senado  tomó la  decisión, la señora Margarita  Cedeño, vicepresidenta de la República y esposa del  ex presidente Leonel Fernández -uno de los protagonistas de la contienda-  , declaró que: “No queremos que el tema de la reelección sea lo que llame a una modificación constitucional”  ni  que la Constitución pueda ser objeto de cambios en un proceso electoral.

También ese día, Carlos Amarante Baret,  ministro de Educación y miembro del Comité Político del PLD,  advirtió,  con sobradas ínfulas,  que el proyecto de reforma constitucional es irreversible  y tendrá que ser aprobado por los legisladores. Amarante es hombre  muy cercano al presidente Medina y de los que encabezan  el plan reeleccionista.
Horas antes, el astuto Francisco Javier García, ministro  de Turismo y presunto  precandidato presidencial, instaba al doctor  Fernández  a demostrarle al país su capacidad de desprendimiento político. Fue contundente: “Los líderes están para dirigir, no para que se los dirija; con un solo golpe en la mesa, Leonel resuelve eso". 
Juan Temístocles Montás,  sempiterno ministro de Economía, Planificación y Desarrollo,  y tenido aún como aspirante presidencial,  ha lanzado  el  tenebroso oráculo de  que el  caos podría apoderarse de los dominicanos si los legisladores del PLD, partido de gobierno,   no acatan  la decisión del Comité Político de modificar la Constitución de la República.

El martes, dos abogados  -Balcácer y  Castellanos- habían  depositado una querella   ante la Suprema  Corte de Justicia mediante la cual acusan a  los ministros  Félix Jiménez, José Ramón Peralta, Gonzalo Castillo, Francisco Javier García y Temístocles Montás, de sobornar a legisladores para que voten por la modificación constitucional.

De modo que la disputa  peledeista  no es un juego. Se trata de una lucha feroz  entre dos  sectores de la misma organización  por el manejo  del poder y los privilegios  que ellos han sabido sacar de la cosa pública. El grupo  de Fernández  luce más serena en sus planteamientos y sabe que se beneficia de la opinión de personas que no tienen  vela en ese entierro, pero se oponen a la reforma constitucional.

Aunque no parece que la reforma vaya a ser aprobada,  el movimiento en torno a  la repostulación de Medina tendrá la utilidad de bajar  a Fernández de su séptimo cielo, donde lo colocaron muchos que hoy lo  rechazan. El envío del proyecto a comisión   contribuye a   apaciguar ánimos, pero a la vez acentúa  el pensar que a la reelección se le hace tarde.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada