martes, 17 de febrero de 2015

Que Dios interceda.

Resultado de imagen para fotos de la bandera dominicana
Identiiad dominicana.
Por Marcelo Peralta
Ojala que Dios, Todopoderoso meta sus manos para que eso no suceda. Lo que se tejen contra República Dominicana traerá augurios infaustos.

Estados Unidos, Canadá y Francia ultiman los detalles para fusionar ya a República Dominicana con Haití.
Seria convertir a la tierra de Juan Pablo Duarte en una selva por el salvajismo con que se manejan los haitianos.
La clase política y empresarial han permitido que esta “desgracia” se produzca.

A este país le queda poco tiempo de que la llamen República Dominicana.

Que ondee la Bandera Tricolor bordada por María Trinidad Sánchez, tía del patriota Francisco del Rosario Sánchez.

Las maniobras vienen dirigidas contra el liderazgo político y empresarial de mayor liderazgo en el país.
Esas tres naciones que socavaron la economía haitiana crearan una crisis política en la isla caribeña.
Intervendrán pisoteando la Soberanía Nacional y la excusa más socorrida será el envío de la Fuerza de Paz.
Tomaran el control de las actividades sociales y política en la tierra de Juan Pablo Duarte, con el pretexto de proteger sus intereses.
Estados Unidos, Canadá y Francia han cometido “diabluras” y la clase empresarial y política guardan silencio.
Desacreditada la clase política, el país caería en una especie de desorden a los ojos de países aliados, obligando el envío de una fuerza mediadora.
Al República Dominicana no tener líderes políticos y los empresarios por “cobardía” protegerán sus riquezas y se marcharan del país repatriando sus caudales y conservando la integridad de sus familiares más cercanos.
Es ahí donde se registrara la anhelada fusión de Estados Unidos, Canadá, Francia y los traicioneros dominicanos enquistados en las ONGs.

La República Dominicana ha sido llenada de misioneros religiosos haitianos “falsos” para maniobrar pagados por Francia y Canadá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada