domingo, 15 de febrero de 2015

Periodista dice fiscal de Santiago Rodriguez, Martha Gonzalez lo acosa.

Resultado de imagen para foto de marcelo peralta
Marcelo Peralta
Por: La Dirección de prensaglobaldigital.
"Pocas cosas desmoralizan más que la injusticia hecha en nombre de la autoridad y de la Ley."
La honorable magistrada fiscal de Santiago Rodríguez,  Martha González Rodríguez ha venido intimidando y acosando por diversas vías al periodista Marcelo Peralta.
Inicia sus presiones psicológicas contra el profesor Juan Pablo Bourdierd, director del periódico Sabanetasr.com hasta lograr obligarlo facilitarle los números de los celulares de Peralta, a quienes acosa con llamadas, a sabiendas que el ACOSO es castigado por las leyes dominicanas.
En mis aparatos telefónicos de las compañías Claro y Orange hay llamadas del número de la magistrada González Rodríguez marcadas tanto en horas diurnas y nocturnas.
El fiscal de una provincia es el Ministerio Publico que materialmente lleva la dirección de la investigación y el ejercicio de la acción penal que corresponda a un hecho que ha sucedido en una comunidad.
Se convierte en la acusadora y encargada de los procesos criminalistas y penales, porque es la persona que debe presentar las pruebas ante el juez para que se castigue o se libere al encartado.
El fiscal es un abogado del Estado, no de la víctima ni muchos del victimario y tiene que ejercer su función con ética sin importar las presiones vengan de donde vengan.
El Ministerio Público tiene las responsabilidades de protección de las víctimas y testigos a la Fiscalía, sin que ello implique sea que su abogado.
Quien ha estudiado leyes sabe muy bien que el fiscal es un funcionario público que ha “opositado para el cargo con la conditio sine qua non de estar en posesión del título de licenciado en Derecho, no de ser abogado.
La fiscal o el fiscal tienen que hacer sus funciones con independencia y autonomía, bajo los principios de la legalidad, justeza en el ámbito civil, penal disciplinario, con eficacia, eficiencia en el cumplimiento de sus objetivos estipulado en las leyes nacionales vigentes.
A raíz de la vileza, falacia y burda mentiras de los rasos del Ejercito Dominicano de los rasos  Lorenzo Valdez Toussaint y Ciprián Bueno, quien se montaron inconsultamente en la parte trasera del camión guiado por Juan Paulino Rodríguez y uno de ellos se cayó al pavimento.
Valdez Toussaint fue el que mayores daños corporales sufrió y hubo que extirpar el vaso en un centro médico de Santiago Rodríguez.
El Ministerio Público representado por la Magistrada Martha González solicito prisión preventiva como medida de coerción y la jueza Milagros del Amor Estévez impuso una garantía económica a Juan Paulino Rodríguez consistente en 25 millones de pesos en efectivo que sus familiares debieron depositar en la sucursal del Banco Agrícola para recobrar su libertad.

A raíz de este trascendental y sin precedentes hecho que ha traspasado los cañones de la Justicia en República Dominicana, sectores sensatos cuestionan esta decisión, al considerar abusiva, injusta, arbitraria, sin parangón y la Federación de Ganaderos de la Región Noroeste de la que Juan Vaca la ha censurado.

Como periodista he venido dando seguimiento paso a paso de esta decisión judicial, sin comprometerme económicamente con ninguna de las partes, porque la he considerado que no se corresponde con el hecho imponer una garantía económica de 25 millones de pesos a un hombre porque uno de dos militares se montara sin permiso en su camión y sufriera un  accidente.

La fiscal, una funcionaria foránea, que cayó en esta provincia como “paracaídas”, que su plenitud se ha petrificado en momento de máxima perfección, que no purifico bien las investigaciones, ahora amenaza vía teléfono que me va a “meter preso”.

Ella sabe muy bien que el acoso es penalizado por las leyes dominicanas y que mis dos teléfonos están con llamadas hechas de su número celular, que ejercicio presión psicológicas para adquirir esos números y que el “acoso” es penalizado.

Que sea bien, que Marcelo Peralta la respeta en su condición de mujer y de fiscal,  pero jamás permitirá presiones psicológicas, violación a sus derechos, que puede meterme preso como lo has dicho; pero que entienda que ella también va a ir presa por estarme “acosando”.

Y que ella será la responsable hasta de cualquier rasguño que me suceda en cualquier lugar del país.
Duclós decía “La Justicia es el pan del pueblo, y el pueblo siempre está hambriento”.

  


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada