martes, 24 de febrero de 2015

CONSULTORIO ECOLÓGICO. Laguna Saladillo está al borde del colapso

Resultado de imagen para fotos de eleuterio martinez
Por 
eluterioporlavida[@]gmail.comPublicado en el periodico Hoy. 
P. Profesor, la Laguna Saladillo está al borde del colapso y las autoridades competentes se lavan las manos, ¿cuál es el rol que juegan el Ministerio de Medio Ambiente en este caso y cuál la actitud del INDRHI?

R. El Ministerio de Medioambiente y Recursos Naturales tiene un mandato inequívoco que emana de su ley constitutiva, Nº 64-00, de salvaguardar la integridad ecosistémica de esta área protegida y una responsabilidad directa y específica de protegerla como un Refugio de Vida Silvestre, como se lo ordena o lo dispone la Ley Sectorial sobre Áreas Protegidas, Nº 202-04.

Es realmente lamentable que esta área protegida hoy esté totalmente desprotegida, a pesar de que cuenta con estatutos legales de protección desde los años 80, Decreto Nº 1315-83, Ley Nº 16-93, Decreto Nº 233-96, leyes Nº 64-00 y 202-04.

En la agresión contra este cuerpo de aguas lénticas, que brinda albergue a una gran variedad de aves migratorias, protegidas por la comunicad internacional, muy especialmente por la Convención Ramsar, hay responsables claramente identificados.

El Instituto Agrario Dominicano ha realizado asentamientos dentro del área protegida, en los mismos humedales que se extienden hasta la frontera domínico haitiana. 

El 31 de Diciembre pasado, el INDRHI facilitó una draga anfibio para desviar el curso del Río Masacre, fuente natural de alimentación de la Laguna Saladillo, con el propósito evidente de facilitar el cultivo de arroz y agravar la suerte de la fauna acuática que sufre directamente las agresiones del drenaje y el laboreo agrícola forzoso dentro de su hábitat natural.

Los arroceros queman la enea (Typha domingensis), una planta endémica que brinda refugio y espacio para la reproducción a los patos migratorios, gallaretas, garzones y decenas de aves de ultramar. Los haitianos cruzan la frontera y sustraen los huevos y cazan sin que nadie le haga oposición.

Los cazadores de Santiago de los Caballeros, otras ciudades cibaeñas e incluso, de la capital dominicana, se divierten matando aves indefensas durante los fines de semana y días feriados, escogidos para realizar su fiesta macabra de perdigonazos.

En Monte Cristy y Dajabón nadie puede alegar ignorancia, pues legisladores y gobernadores de ambas provincias se han reunido en varias ocasiones en el cuerpo de la laguna, con el Ministro del Ambiente y el Director Ejecutivo del INDRHI, pero nadie se anima a asumir sus responsabilidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada