jueves, 19 de febrero de 2015

A Penco y a José Blas

Resultado de imagen para foto de luis amilkar gomez
Por:  Luis Amílkar Gómez

Ustedes siempre han sido un ejemplo para varias generaciones de sabaneteros.
 Resultado de imagen para foto de maximo jimenez-penco-
Maximo Jimenez-Penco-
Cuando se habla de hombres trabajadores, honestos, leales y revolucionarios en todo Santiago Rodríguez, los nombres de Máximo Jiménez (Penco) y José Blas Durán deben ser mencionados con gran orgullo.
Resultado de imagen para fotos de jose blas duran 
Jose Blas Duran
Siempre fueron aliados incondicionales de las luchas, que por los mejores intereses de nuestro pueblo, se llevaron a cabo a través de los años, expresando su apoyo y solidaridad con todo lo que significara una causa justa.

Jamás buscaron prebendas.
Nunca se arrodillaron ante nadie. Siempre han inspirado confianza y respeto.

Recuerdo aquella ocasión en 1973 cuando, siendo miembros del Comité Provincial del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), renunciaron para seguir a su líder Juan Bosch en la formación del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Hicieron historia con esa decisión, ya que fué el único Comité Provincial en todo el país, que renunció en pleno para incorporarse a la nueva organización política.

En ese entonces, entendieron que el PRD se había “degenerado” y que la gente sana debía abandonar esa entidad como lo propuso el profesor Juan Bosch.

Se dieron cuenta que en el partido blanco, ya no se luchaba por el pueblo y por el bien común, sino por satisfacer ambiciones personales de algunos dirigentes.

El tiempo le dió la razón.

Grandes emociones y satisfacciones vivieron observando cómo su PLD crecía y sus jóvenes miembros se educaban políticamente a través de los famosos círculos de estudios.

Tanto fué el empuje, que en 1990 no ganaron las selecciones generales, por un colosal fraude que cometió la dirigencia del Partido Reformista, encabezado por el vil y tramposo doctor Joaquín Balaguer.

Se había convertido ya en el partido de la esperanza nacional.

Finalmente, en 1996 llega al poder el partido morado, con su candidato el joven doctor Leonel Fernández, quien inicialmente tomó algunas decisiones que complacieron a la población.

Luego, lentamente comenzó a morir la ilusión que tenía nuestro pueblo de una sociedad más justa donde imperara, no la igualdad social ya que era mucho pedir, pero por lo menos mejoras a las condiciones de vida de las mayorías.

Y es que el PLD, aquel partido formado por jóvenes con un alto nivel  político, se desinfló y ha llegado a un nivel de descomposición que nadie había sospechado 20 años atrás.

Atrás quedaron los círculos de estudios.  A Vanguardia del Pueblo se lo llevó el viento.

La mayoría de sus dirigentes, se han convertido de la noche a la mañana, en millonarios, con fortunas cuya procedencia no pueden explicar.

Su máximo líder, hoy es acusado de aceptar unos 200 millones de un narcotraficante, quien lo acusa de robarle el dinero y traicionarlo, ya que no le brindó la protección para sus negocios sucios.

La historia se repite y está claro que ahora el PLD está siendo dirigido por un grupo de “degenerados”, por lo que es tiempo de que la gente honesta que de allí salga con decoro.

Por eso, Penco y José Blas, les pido humildemente que den un ejemplo más de su apego a sus principios, RENUNCIANDO públicamente de esa entidad política.

Estoy seguro que Bosch haría lo mismo.

No me lo imagino apoyando semejante podredumbre.

Sé que algunos de sus compañeros, encumbrados en el poder, verán con desdén sus renuncias quizás murmurando para sí:  “esos son dos pobres viejos sin incidencias”.

Aún en el ocaso de sus vidas, podrían no tener incidencias, perola gloria siempre estaría de su lado.

Sabaneta quiere recordar a Penco y José Blas, como dos hombres que nunca se replegaron ni acobardaron frente al aliento putrefacto de la corrupción y la degeneración de sus propios compañeros.


Los queremos recordar como lo que siempre fueron en nuestro pueblo: DOS MONTAÑAS DE DIGNIDAD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario