lunes, 26 de enero de 2015

Juan Pablo Duarte y Diez: Hombre sublime.


Juan Pablo Duarete y Diez
Por Marcelo Peralta
mperiodista1958@hotmail.com
prensaglobaldigital
202 años se cumplen hoy lunes 26 de enero del nacimiento del patricio Juan Pablo Duarte y Diez, el hombre más sublime que ha parido la tierra en la República Dominicana.

Nació el día 26 de enero del 1813 y justamente, este lunes 26 de enero del 2015 se cumple 202 años de la llegada a la tierra de este célebre, sublime, conspicuo, sabio, luchador, amante de la paz, la libertad, patriota, prócer, creador de concordia, de la convivencia e independencia.

Este inigualable patriota sacrifico su juventud, su vida, bienes personales y familiares para liberar e independizar a su República de esos invasores e infaustos haitianos que por invadieron desde 822 a 1844.

Para sacar a esos “intrusos” de nuestra Nación, Duarte un hombre diestro, tuvo que formar la consabida Sociedad Secreta “La Trinitaria”, costeando todas las actividades de sus propios peculios y los de su familia.

Viajo por muchos países buscando ayuda, estrategias, nutriéndose consejos, orientaciones y apoyo moral de cómo echar a los haitianos de su terruño para reivindicar, formar y crear una República como la soñó: Una Patria con fe, dócil, educada, armónica, esperanza de progreso y desarrollo.

Pesar de los tiempos de entonces, este conspicuo hombre, patriota y amante de su Patria se opuso a tratado que succionara la Soberanía Nacional.

 A estos 202 años del nacimiento de este insigne hombre que sintió y demostró gran amor, respeto, virtud, dignidad, méritos y santidad por su Patria, debe ser venerado a cada instante por los dominicanos y dominicanas que tengan pudor y sentimiento por su terruño.

Con la ocupación masiva de haitianos y haitianas, promovidas por los enemigos de la Patria, importadores de culturas foráneas a costa de dinero y de borrar los esfuerzos de Juan pablo Duarte y Diez, deben sopesar sus traiciones, porque deben comprender no les será fácil cristalizar sus malsanos y macabros propósitos.

Pesar de su entrega total por su Patria, Juan Pablo Duarte y Diez, murió solo, desterrado, abandono, olvidado, pobre, con limitaciones y alejado de la tierra que lo vio nacer, crecer, desarrollar, por la que luchó, consagró, defendió, amó y derramó sangre.

Sí, los dominicanos de ahora, estamos conscientes de que por esos traidores estamos perdiendo la Soberanía, la Libertad y la Independencia.

Este día y los demás que nos quedan en este globo terrenal deben ser aprovechados por los dominicanos sensatos para reafirmar el compromiso y reeditar el proyecto de Nación de Juan Pablo Duarte y Diez y neutralizar los intentos de los traidores a la Patria para no ser víctimas de sus maquinaciones.

!Vivir sin patria, es lo mismo que vivir sin honor!
          Juan Pablo Duarte y Diez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario