lunes, 10 de noviembre de 2014

Agua, luz, atención medica esfuerzos de ANESVAD en el mundo por la salud.

Cascada en Bayaguana

Por Marcelo Peralta
Santiago, R.D.- La Fundación Española ANESVAD, ha venido exigiendo a los países en el mundo que el acceso al agua, luz y acceso a un centro médico son requisitos indispensables  para tener buena salud, y que como institución sin fines de lucro desarrolla proyectos para garantizar esos servicios a millones de seres humanos.

Dice que es triste que abrir el grifo y que no salga agua es algo penoso e inhumano y a nade que darle al interruptor y que no se encienda la luz, estar una persona enferma y caminar hasta kilómetros en busca de salud y lo hallarla es algo que destroza el corazón a los seres humanos en cualquier parte del mundo.

Miguel Inoa, Director Ejecutivo de la Fundación Medio Ambiente y  Desarrollo-FUNDAMBIENTE- nos remite una reseña de que ANESVAD a través de Gestos cotidianos y su proyecto ”Salud es vida”, dice que estos episodios por falta de servicios básicos que suceden a diario en el mundo afecta a millones de personas.

Y asegura que no son titulares, no suponen dramas humanitarios que ocupen nuestra mente pero provocan, en muchos casos, muertes que bien podrían  ser evitables si ciudadanos y gobiernos ponen un poco de empeño e interés en los demás.

¿Qué pasa si una persona bebe agua no potable?
Como mínimo enfermará de una fuerte diarrea, si es que no se le suman más parásitos…Si además acude a su centro de salud más cercano, a kilómetros de distancia, y allí, para colmo no hay electricidad, es probable que no puedan atenderle.
El acceso a agua, a la luz o a un centro social cercano son determinantes para optar a tener una buena salud.
Por eso, en Anesvad intervenimos en los determinantes sociales de la salud que son las circunstancias en las que las personas nacen, crecen, viven y trabajan y que vienen establecidos por el lugar en el que nacemos.
Este fin de año hemos querido lanzar la voz de alerta sobre la dramática situación que viven millones de personas y lo hemos hecho a través de nuestra campaña Salud es vida.
Nos hemos acercado hasta Camboya donde el 32% de la población no tiene acceso a agua potable, a Costa de Marfil, donde el 50% de la población no tiene acceso a red eléctrica y a Guatemala donde para muchas comunidades indígenas del altiplano, acudir a un centro de salud es una aventura a miles de metros de altura.
Circunstancias que afectan a la población y los centros sanitarios, a los centros educativos, desabastecidos en muchos casos de lo más básico con lo que la salud de sus poblaciones no está garantizada.

La salud no debería depender de donde se nace, la salud es vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada