miércoles, 15 de octubre de 2014

Empresario dice causa a difamador de Mao sera que Justicia de Dios y de Valverde decida

Félix Jacinto Bretón y Marcelo Peralta
MAO, Valverde.-Pese a los subterfugios legales que emplea el acusado, con el propósito de prolongar el proceso y tratar de vencer por cansancio,  la demanda por difamación e injuria presentada en su contra por el dirigente empresarial Pedro Espinal  será llevada hasta el final “porque en esto no hay marcha atrás ni para tomar impulso”.
Así lo advirtió  Espinal, conocido entre sus familiares y amigos como Pellín, tras escuchar por boca de la jueza, licenciada Glenis Leidy Rodríguez Toribio, que el juicio incoado contra Luis Antonio Sandoval Bueno sería reenviado para el próximo martes, 4 de noviembre.
Es el cuarto reenvío que sufre este caso ya que el abogado  y “comunicador” ha estado utilizando “tecnicismos legales” como forma de impedir que el proceso prosiga “su agitado curso”, consciente de que no tiene escapatoria.
El “comunicador difamador” conduce su espacio “Noche Objetiva” (que de objetiva no tiene nada) , en el horario de 8 a 9 de lunes a viernes por el canal “Telenovisa” de la empresa “Cable Visión” de Mao, propiedad del empresario Reyes González, el cual utiliza para lanzar ataques personales e inventarse calumnias y mentiras contra personas que no se pliegan a sus peticiones e intereses, lo que se convierte en un puro y vulgar chantaje.
Este es el “mercenario de la comunicación” en Mao, Luis Antonio Sandoval
“ASI SON LOS PERVERSOS”
“El tendrá, ante los tribunales de la República, que probar todas las barbaridades que dijo de mí y de mi familia en su programa”, proclamó el empresario nativo de El Guanal, Santiago Rodríguez, pero con largos años radicado en Mao.
En referencia al abogado y enganchado a comunicador, Espinal Pérez dijo que siempre se recordaba de Saddan Hussein cuando proclamaba que daría “la madre de todas las batallas” pero que, al final, “se escondió en una cisterna y que de ahí lo sacaron como a una rata”.
“Entonces, así son los perversos, los cobardes siempre actúan de esta manera”,  argumentó tras recordar que Sandoval Bueno trata de escabullirse para evitar la condena en la justicia “por todas las calumnias y mentiras que ha dicho sobre nosotros”.
NADIE QUIERE DEFENDERLO
Recordó que, desde que se inició el proceso, ha estado tres veces sin abogados porque no aparece nadie que quiera defenderlo  y en el proceso de este martes “acudió un colega de él y ni siquiera fue al tribunal  a defenderlo, sino a presentar una excusa en su nombre para justificar la ausencia”.
En el juicio de este martes Sandoval Bueno justificó su no comparecencia al enviar un “certificado médico” alegando problemas de salud. Sin embargo, en la víspera estuvo en su programa que produce por un canal del cable local. Anoche también lo estuvo.
“Son actitudes típicas de los cobardes, rehuyendo las responsabilidades porque él sabe que ante la ley y la justicia, no tiene escapatoria”,  sostuvo Espinal Pérez, quien en esta ciudad es presidente de la Cámara de Comercio y Producción.
LA PACIENCIA DE JOB
El empresario aseguró que “el tiene la paciencia del bíblico Job” y que esperará “por el tiempo que sea necesario” que el caso comience a debatirse y que, a la corta o a la larga, se aplique la justicia que se merece quien transgrede las leyes, la convivencia humana y las buenas costumbres.
Espinal Pérez recordó las palabras de la Biblia que dice que para el malvado siempre hay un campo abierto, una pista donde puede marchar a toda velocidad  pero que, al final, le espera el abismo. “Eso mismo le espera a ese asesino de reputaciones ajenas”, proclamó en referencia a Sandoval Bueno.
NO HABRA ACUERDO
Al ser cuestionado de que si todavía había espacio para algún acuerdo entre las partes, respondió que eso ni por la mente le ha pasado “ya que a ese señor lo que hay que aplicarle es la ley por injurioso y difamador”.
“Ese elemento, en su programa, ha lanzado injurias, calumnias y mentiras contra mí, contra mi familia. Ha dicho cosas que son perversidades y nosotros no podemos conciliar con la mentira, con la perversidad y la cobardía”.
Pedro Espinal Pérez ratificó que se mantiene tranquilo, firme, esperando la justicia terrenal y que lo demás se lo deja a Dios “porque de la justicia del Creador nadie se puede escapar por más intentos que haga”.
“Se puede dilatar el proceso, se puede retardar la aplicación de justicia pero firmes, al pie del cañón, esperando pacientemente ya que estamos del lado de la verdad y de la justicia y, la justicia, hay  defenderla hasta la muerte”...

No hay comentarios:

Publicar un comentario