jueves, 10 de julio de 2014

No más chantaje

Image result for foto del primer ministro de Haiti
Laurent Lamothe.

Por Marcelo Peralta
En la tercera ronda del proyecto de naturalización efectuado esta semana en Bávaro, República Dominicana, se produjo nueva vez el chantaje, extorsión, presiones psicológicas, que parece los funcionarios dominicanos están siendo manipulados. 
Cuándo será que República Dominicana va a entender que el primer ministro haitiano, Laurent Lamothe, está usando el chantaje en el mal llamado proceso de naturalización de los ilegales de su país que se hallan en nuestro territorio.
Ahora dice que el contrabando por la frontera dominicana hace perder a la economía de su país 300 millones de dólares anuales, cuando ellos nunca se han organizado, desde el año 1606 hasta la fecha nunca han querido firmar acuerdos bilaterales, viven desorganizados y todos los que asuman a cargos presidenciales se hacen ricos, abandonan al pueblo y luego se van a vivir a otras naciones.
Ese funcionario, que se ha convertido en un papagallo obedeciendo a las directrices errónea política en materia de la invasión pasiva de haitianos a República Dominicana promovida las élites fraguadas por Estados Unidos, Francia, Canadá, España y Alemania para convertir la Isla en una sola, chantajea a los negociadores criollos.
Lamothe que manipula a los negociadores dominicanos, por su condición de que su posición está por encima del presidente de su territorio, ahora dice que el fenómeno del contrabando y que ellos auspician, hay que aplastarlo, porque afecta la economía de su país.
Lo que está haciendo éste con la legación dominicana es llevarla al terreno que él considera viable a fin de acrecentar la manipulación y poner de rodillas a República Dominicana, a fin de que no tenga alternativas de zafarse y aceptar de nacionalizar a los más de diez millones de negros haitianos, porque la intención es adherirnos en una sola nación.
En Haití, muy pocas personas saben que existen dos grupos de poderes: Los blancos que se han separados desde hace muchos años y los negros pobres hacia otro horizonte.
Pero, la claque dominicana y la haitiana de poder, que promueven el contrabando de productos comestibles, armas de fuego, trata de personas, drogas, ropas usadas que pregonan en los mercados de purgas que han inundado todos los pueblos dominicanos, pretenden mantener el control absoluto y hacer cargar pesado a República Dominicana.
Las plagas de insectos que copó hace un tiempo la geografía nacional que diezmó las aves autóctonas, como las ciguas palmeras, entre otros, provino de Haití.
El gobierno dominicano, porque está presionado por sectores de poder, no se atreve a denunciar la procedencia de la comezón que sufren los dominicanos que mal llamada, por no decir otra cosa ha bautizado como la Chikungunya.
Nuestro gobierno, debe de dejar de guardar ya silencio y decir la verdad real y efectiva de ésta desgracia.
Antes el primer ministro de Haití impidió la entrada de pollos y huevos dominicanos a su país, bajo el chantaje de que estaban enfermos, pero los haitianos que vive en República Dominicana se los comían tres veces al día y nunca, ni siquiera diarrea les dio a ningunos de ellos.
Ahora vienen con el jueguito de CHIKUNGUNYA, que ha afectado a miles de dominicanos.
¿Quién ha visto a un haitiano afectado de la Chikungunya de los que viven en República Dominicana?.
Lo que quiere decir, entonces, que los haitianos y haitianas son inmunes a esos brotes epidémicos y que ya los han padecido y los propagan hacia donde llegan.
El chantaje y extorsión continuará contra República Dominicana.
Hay un run, run, run, de que viene por ahí un eventual brote de la ébola.

Que se diga la verdad de esta cuestión, porque los dominicanos estamos soportando una carga muy pesada, que de momentos se nos va a ir de lado y el berenjenar va a ser de consecuencias muy funestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada