miércoles, 11 de junio de 2014

Así no Ministro de las Fuerzas Armadas.

Un militar trata de controlar a haitianos.

Por Marcelo Peralta
El Ministro de Defensa de República Dominicana, Sigfrido Pared Pérez ha propuesto la impostergable necesidad de construir un muro en la frontera con Haití.

Esa iniciativa de Pared Pérez pueda de que tenga buenas intenciones, sin embargo, de nada sirve gastar millones de pesos y colocar protectores, si ese no es el problema.
El problema es que los han significado una maldición para la República Dominicana desde principios de los años 1550 y 1616.

Los haitianos se han creído que son dueños absolutos de la parte Este de la Isla La Española y nunca han querido respetar acuerdos y muchos menos tratados bilaterales y diplomáticos.

Pueda que lo planteado por el Ministro de Defensa de las Fuerzas Armadas sea apoyado por unos y rechazados por otros.

En la frontera hay muchas personas que se hacen millonarios con el trágico de haitianos.

La venta de visados ha hecho ricos a muchas personas.

Construir un muro en la frontera no es la solución.

Invertir una millonaria suma de dinero en ese proyecto estaría demás.

Los dominicanos estamos pagando impuestos para ayudar a ilegales.

Impuestos para legalizar y formalizar el tráfico de ilegales.

Hay que erradicar el contrabando de drogas que hay en la frontera.

Contrabando de armas de distintos calibres.

Contrabando de personas.

Contrabando de productos alimenticios.

Contrabando de telas y zapatos usados.

Detener la práctica de hacerse ricos a muchos militares permitiendo el paso de haitianos.

Cada pulgada de los 48 mil kilómetros cuadrados de República Dominicana ya están llenos de haitianos.

¿Para qué construir un muro en la Frontera?

¿Para qué tener militares en una frontera abierta?

¿Para qué nos cobran impuestos a los civiles para pagar sueldos a militares en la frontera cuando muchos salen millonarios de allí y pagan para ocupar puestos en esos lugares y hacerse millonarios también?

Antes, el militar que era enviado a la frontera era una especie de castigo, sin embargo, hoy día, hay militares que pagan a sus superiores para ir a la zona divisoria porque el tráfico es un negocio lucrativo.

  



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada