lunes, 21 de abril de 2014

Obispo Mao-Montecristi resalta reducción hechos de sangre por trabajo de las autoridades judiciales.


Diomedes Espinal
Por Rafael Pujols
MAO, Valverde, R.D.- La igualdad entre el hombre y la mujer en el la naturaleza complementaria de uno hacia el otro, y es posible y razonable, ya que ambos son seres humanos, con almas similares, cerebro, corazón, pulmones, otros órganos.

Ese es el concepto del obispo de la Diócesis Mao-Montecristi, monseñor Diómedes Espinal, durante un acto religioso en la Catedral Santa Cruz de aquí donde participaron decenas de jóvenes, donde resaltó que a pesar de la violencia en la zona está en cero en lo que va de año, alabando el rol de las autoridades judiciales, policiales, comportamiento de la población y el nivel de conciencia que está adquiriendo la ciudadanía.

En ese sentido, dice que hay que mantener el índice de feminicidio bajo cero en lo que va de este año 2014 hay que destacar el gran trabajo de prevención, orientación y persecución realizado por el equipo del Ministerio Público de Valverde y sus auxiliares.

La mayoría de los seres vivos tienen su femenino y masculino para reproducirse, como nos enseñan las ciencias biológicas, en el sentido de que todos los mamíferos tienen rasgos similares en sus estructuras moleculares y glandulares que determinan la diferencia de género.

En la actividad estuvo la fiscal de Valverde, Sonia Espejo, cuyo trabajo en la zona es ponderado por distintos sectores.

Es natural que un hombre necesite y encuentre plenitud con una mujer y que una mujer sienta lo mismo por un hombre, porque han sido creados uno del otro y uno para el otro. 

La máxima autoridad de la Iglesia Católica sostiene que hombre y mujer, son iguales en cuanto a su humanidad.

En ese sentido el Obispo de la Diócesis Mao-Montecristi, Monseñor Diómedes Espinal, valoró el hecho de que con tanta violencia en contra de la mujer que existe en el país, en Valverde “gracias a Dios, que en lo que va de año 2014 no ha habido ningún feminicidio”.

El purpurado dijo, que eso significa que la población ha ido creciendo y entendiendo que todo hombre es hombre y la mujer es mujer, pero que se debe de entender y reconocer que la mujer tiene la misma dignidad y los mismos derechos del hombre.

Monseñor Diómedes Espinal, indicó que el hombre y la mujer deben tener un mismo camino para la consecución del bienestar familiar.

Pero en ese mismo sentido manifestó, que también se tiene que ir entendiendo que Dios hizo el hombre como la cabeza del hogar para pensar y coordinar, sobre todo, la mujer debe entender que no solo la cabeza tiene que pensar lo que es de mayor bien para toda familia, sino que se tiene que hacer unidas para que hayan los resultados esperados.

El purpurado se expreso en esos términos en la catedral santa Cruz de Mao, en donde presidio una reflexión en la conclusión de las actividades de la Semana Mayor, en donde participaron miles de feligreses de ambos sexos.

El prelado católico del Noroeste de la República Dominicana, dijo que solo Cristo nos sube en lo ideal, en el amor, el respeto y la comprensión, el que nos enseña a que podemos compartir con la otra persona sin hacer daño.

Sostuvo espinal que entre el hombre y la mujer tiene que primar un ideal de colaboración para el compartir de la vida, los sentimientos, pero sobre todo, tener presente la aplicación del ideal del respeto, la comprensión del dialogo y la tolerancia.

El jefe de la iglesia católica en el Noroeste, indicó que el hombre y la mujer deben competir juntos, no para ganar un premio que se coloque en una pared o una cantidad de dinero que se gasta rápidamente, ni mucho menos un trofeo que se incorpora en un simple estante, sino para alcanzar la corona accesible del reino de Dios, que no se gasta, no se pierde, sino que permanece para la vida eterna y que es el mejor premio, el que lo supera a todos aquí abajo en la tierra.

“Por tanto, vamos también a no hacer distinción entre hombres y mujeres porque todos somos hijos de Dios, todos y todas tenemos la misma dignidad y los mismos derechos a la vida, y sobre todo en nuestro país que hay tanta violencia, sobre todo contra la mujer”, expuso Espinal.

Dijo que aunque el hombre es hombre y tiene su camino, su trayecto, la mujer también tiene su camino y tiene su trayecto pero que se encuentran encaminados hacia un mismo ideal “el perdón de Dios y la paz espiritual, que solo se consigue con la fe y el respeto mutuo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada