jueves, 24 de abril de 2014

Gracias a los amigos y amigas que me felicitan. A los periodistas los exhorto.


 Marcelo Peralta
Por los designios de mi Dios Padre Jehova me he sentido, ayer, hoy, mañana y siempre un ser humano excepcional, ya que hoy cumplo 58 abriles.

Desde lugares recónditos del globo terráqueo he recibido llamadas, mensajes por correos electrónicos, Facebook, emisoras, canales de televisión personales, cartas y otras vías.

Desde el país Vasco y de España he recibido felicitaciones de amigos y amigas que conocí hace alrededor de 5 anos, porque trabajamos juntos en dos fundaciones skin fines de lucro.

Es gratificante cuando un ser recibe las felicitaciones de personas sensatas que demuestran cariño, solidaridad, respeto y admiración.

Para quien suscribe me siento halagado por las muestras de aprecio me profesan personas de edades diferentes a la mía, pero que en lo mas adentro de su alma inspiro respeto hacia ellos y ellas.

Desde muchos Estados pertenecientes a Estados Unidos y de Republica Dominicana he recibido las felicitaciones de amigos y amigas, que por ser tantos y tantas voy a reservarme sus nombres, para no osar en olvidar y se me pongan guapos o guapas a aquellos a quienes no mencione.

Pero, a todos y todas, las gracias, mil gracias, que Dios me los bendiga a todos, a todas, grandes, pequeños, gordos, delgados, porque han sacado un poco de su tan ocupado tiempo para dedicármelos a mi.

Eso se valora y no tiene precio en lo referente a moneda.

A mis vecinos joyeros, residentes en Estados Unidos que dispusieron de su tiempo, muchísimas gracias.

A todos y a cada unas de ellas quiero recordarles que desde el principio del mundo en su primera etapa, los hombres han buscado con ansias la hermosura tratando de adueñarse de ella, en torno a lo físico, la blancura y redondez de sus rostros.

Leyendo un pedazo de papel me tropiezo de que en el Génesis nos cuenta que los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas, y tomaron mujeres de ellas, escogiendo entre todas las mas elegantes, buscando y deseando la hermosura, a sabiendas de que es algo innato en el ser humano. 

En mis afanes en el diarismo donde labore como periodista, en medio de la vorágine de ese oficio de que cuando muera Dios me permite volver, escogeré como profesión el periodismo.

Son consciente de que el emigrante lo inmigrante si quiere sobresalir tiene que poner a Dios en el frente, practicar la honradez, la solidaridad, la convivencia, soportar humillaciones de deprimidos, egoístas, ineptos, inmorales, aunque se vendan como honorables.

Eso nadie tiene que contarme porque su victima de esos maltratos y atropellos, pero doy gracias a Dios que hoy estoy libres de esas aves de rapiñas, trepadores, saltamontes, viperinos, viperinas, gusanos, piorreas y algo mas.

Esos mismos hacedores de maldades, aun pululan en los medios de comunicación y se venden como los honorables, cuando en realidad aves de mal agueros y estarán ahí haciendo danos y poniendo zancadillas a los mas débiles, pero Dios les cobrara clon creces en el momentos menos esperado.

Cada día las personas honestas y puras deben tratar de alejarse más y más de todo lo que sea egocentrismo y de quienes contaminan el ambiente y el espacio donde laboran, quienes obran con mentes y con pensamientos insanos, que manchan labios con palabras indignas, que postran en la humilde plegaria, que rebotan a los sanos de corazón, porque los de ellos es aceptar lo que su mente podrida les indica.

Las personas de corazones sensatos deben actuar con la humildad mas sanas y de buenos sentimientos para no llegar a contaminarse con esa serie de gorilas y letrinas que permanecen en algunos medios de comunicación, dañando a los mismos medios donde laboran, neutralizando y postrando el avance de muchas personas honestas que quieren y merecen desarrollarse.

Es sumamente importante que en este tiempo cuando la batalla contra el bien arrecia y se han confundido los valores, cuando la humanidad llama hermosura a la desvergüenza y a los pecados más abyectos, cuando en un afán increíble de encontrar paz y luz le vuelven las espaldas, buscando saciar su sed de maldad y egocentrismo en cisternas rotas que no tienen agua, despreciando a la fuente de agua pura, es necesario e imprescindible que en medio de la nación maligna y perversa, nos levantemos.


Es impostergable que en los gremios periodisticos surjan ideas de alzar la bandera de la unidad, que mostremos con gallardía, con vida limpia y sana, las obras que ha logrado la clase periodística a nivel nacional encabezadas por hombres y mujeres quienes en tiempos recientes lucharon por nuestra clase para vislumbrarnos y que hoy disfrutemos de una clase periodística mas sana, pura y sin escorias que se crucen en el camino a esa generación que viene en el trayecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada