sábado, 26 de abril de 2014

Desarrollo de Mao se inicia con la Construcción del Parque de Recreo


Parque de Mao
Por: Ángel Berto Almonte
MAO,VALVERDE.- En los primeros años del siglo XX todavía no se había iniciado el proceso de urbanización del pequeño poblado de Mao, pues las actividades productivas fundamentales se limitaban a la crianza libre de ganado y a una agricultura muy rudimentaria, cuyos instrumentos de labranza lo constituían la azada, el machete y el universal garabato. Y como se sabe, existe un estrecho vínculo entre las actividades productivas y la urbanización.
Hasta 1933, cuando el dictador Trujillo inauguró el puente colgante “San Rafael” sobre el río Yaque, con una inversión de 108 mil dólares, Mao se hallaba prácticamente en estado de autarquía, incomunicada, sólo a expensas de una barca de madera para cruzar el entonces caudaloso río.Sin embargo, los primeros habitantes de Mao emprendieron diversas acciones para impulsar su progreso. Reconociendo la importancia de la construcción de un parque de recreo como primer elemento para configurar el centro urbano, y siguiendo el ejemplo de otros pueblos de la región como Montecristi, Santiago y Puerto Plata.En marzo de 1906, de acuerdo con el periódico El Diario de Santiago, la Junta de Fomento de la común tomó la decisión de emprender una intensa campaña para la construcción de la obra, de acuerdo a los datos aportados por el historiador y catedrático, Rafael Darío Herrera.Esta junta la conformaban las personalidades más connotadas de la población como: Jaime A. Tió, el comerciante José I. Espinal (padre de Luis Espinal, el de la Casona), Benjamín de Peña, el poeta Juan de Jesús Reyes, Manuel Fondeur, Ismael Madera y Carlos de la Cruz.Entre las personas que hicieron donativos se cuentan el entonces presidente de la República, general Ramón Cáceres, quien ofreció una docena de bancos y el gobernador de Santiago que también ofertó media docena.Sobresale en esta labor don Amado Franco Bidó, un personaje que realizó ingentes esfuerzos por el desarrollo inicial de este pueblo, que consiguió cuatro jarrones de hierro y quien se desplazaba frecuentemente desde Santiago con carretas tiradas por caballos repletas de materiales para la construcción de la obra. Por esta razón, en años posteriores el Ayuntamiento local determinó asignar su nombre al parque.

Una contribución significativa para la obra la constituyó la donación de los terrenos por la señora Ana Rosa Báez (hija de Rudercindo Báez y Antonia Castellanos), señora de mucho prestigio, propietaria de una imponente residencia frente al lugar donde se construiría el centro de recreo. Todo el pueblo de Mao, que debió contar en esa época con menos de mil habitantes, se entregó con fervor a erigir el centro de esparcimiento, a cuyo alrededor orbitaban las principales actividades económicas y sociales de la población.
En la misma época en que se construía el Parque, terminó don Jaime Tió de construir su residencia con estilo angloantillano en el flanco norte del mismo, la cual representó la más relevante residencia edificada en la incipiente localidad y cuya fabricación estuvo a cargo del carpintero Fanini, nativo de Guayubín.
Para pintar la casa, don Jaime contrató al pintor Orestes Minicucci de Santiago y la misma quedó terminada, de acuerdo con informaciones de El Diario, en junio de 1906. En la parte oeste del parque se construyó también, con idéntico estilo, la casa del ciudadano español don Pedro Tió Llovet, padre de Jaime y uno de los primeros habitantes de este pueblo. El sótano de esta casa sirvió de refugio al general Desiderio Arias cada vez que era perseguido. Ambas casas estaban dotadas de buhardillas, es decir, de ventanas levantadas por encima del techo. En junio de 1906 el corresponsal en Mao de El Diario de Santiago informaba que los bancos del parque se hallaban depositados en la estación de Navarrete del Ferrocarril Central Dominicano, y como nota jocosa agregaba que probablemente se encontraban allí “porque les han cobrado terrible miedo a los chivos, vacas, puercos y demás bichos destructores que pululan libremente e inmoral consorcio por nuestras calles”.
Tres años más tarde, en marzo de 1909, todavía Amado Franco Bidó luchaba con denuedo por la terminación de la glorieta que con esmero concluyó en junio de este mismo año el carpintero santiagués don José Bautista Estrella. Esta glorieta era de madera y la destruyeron, en lugar de preservarla, cuando se remodeló el Parque a inicios del período de los Doce años del doctor Balaguer. Por iniciativa de Amado Franco Bidó, en marzo de 1909 arribó al pequeño poblado de Santa Cruz de Maho, como se le llamaba entonces a Mao, el músico Bienvenido Bustamante con la finalidad de formar y dirigir una banda de música.
En torno al Parque se construyeron numerosas obras como la Iglesia (1905), el Centro de Damas (1911), el Club Quisqueya (1927), la Escuela Graduada completa, el Distrito Escolar 33 (dirigido en 1940 por Bolívar Creus) y otros edificios de mampostería en uno de los cuales funcionó en la
década de 1940 la Junta Comunal del Partido Dominicano, al frente de la cual estaba el ex diputado Manuel Evertz.
La mampostería, de acuerdo con el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, es una obra hecha con mampuestos (piedra sin labrar) colocados y ajustados unos con otros sin sujeción a determinado orden de hiladas o tamaños.
Cambios de nombre (Datos Comité de Historia de Mao)
2 de diciembre de 1925. En vista de que el señor Amado Franco Bidó fue durante muchos años factor importante del progreso de esta localidad, estando al frente de sociedades y de muchas de las obras que iniciara en ella, se resuelve: 1º Otorgar al señor Amado Franco Bidó el título de Benefactor de esta Común. 2º Fijar su retrato de modo permanente en la Sala Municipal. 3º Denominar parque Amado Franco Bidó al parque Dolores. 4º Hacer entrega, en acto especial, del diploma. 5º Fijar rótulos en el mencionado parque. (Acta del Ayuntamiento-RDH). (Dato suministrado por HBT en su libro Mao y su gente – 1997) El nombre de parque Amado Franco Bidó fue cambiado a parque Dr. José Francisco Peña Gómez en sesión ordinaria del 16 de noviembre de 1998, atendiendo a moción presentada por la regidora Licda. María Almonte de Medrano. La moción fue aprobada a unanimidad por la sala compuesta por los regidores Lic. Pedro Antonio Rodríguez Ortiz, presidente del ayuntamiento; Lic. Víctor Ramón Durán Durán, vicepresidente; Lic. Bienvenido Antonio Disla Durán, Rigoberto Antonio Tavares Molina y Licda. María Almonte de Medrano, asistidos por la Licda. Ana Zunilda Minaya Ureña, vice síndica en representación del Dr. Norman Augusto Ferreira Azcona, Síndico Municipal, y del Sr. Porfirio Acosta, Secretario. (Según consta en Acta No. 25 de la sesión ordinaria celebrada el 16 de noviembre del año 1998). (RDH) 25 de noviembre 2008: Le fue devuelto el nombre de Amado Franco Bidó al parque central de Mao. El anuncio fue hecho por el síndico municipal Dr. Odalís Rodríguez, durante las celebraciones del 126 aniversario de la inauguración del municipio. El nombre había sido cambiado a Dr. José Francisco Peña Gómez el 16 de noviembre de 1998.
Remodelación 3 de julio 2010 – Reinauguración del parque Amado Franco Bidó remodelado a un costo de más de 20 millones de pesos. El acto inaugural estuvo encabezado por autoridades civiles, militares, eclesiásticas y al mismo asistieron moradores de los distintos sectores de la ciudad, quienes acompañaron al alcalde Odalís Rodríguez y los concejales. Ingeniero a cargo de la construcción Luis Jiménez, diseño del arquitecto Miguel Espinal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario