lunes, 29 de abril de 2013

Condenados 5 médicos por traficar con riñones


Pristina,  Cinco personas fueron condenadas hoy a penas de prisión por un tribunal europeo en Kosovo por organizar una red de tráfico ilegal de riñones que tenía su centro en una clínica cerca de Pristina.

El antiguo propietario de la clínica "Medicus" Lutfi Dervishi fue condenado a ocho años de cárcel y a una multa de 10.000 euros, mientras que su hijo, Arban Dervishi, recibió una pena de siete años de prisión y una sanción de 2.500 euros, informó la misión europea en Kosovo (EULEX) en un comunicado.

Otros tres antiguos trabajadores del centro sanitario fueron condenados a penas de cárcel, entre ellos el anestesista jefe Sokol Hajdini, sentenciado a tres años de prisión.

Otros dos anestesistas recibieron sendas condenas condicionales de un año de cárcel, que no se aplicarán a menos que cometan otro delito penal en el plazo de dos años.

Un exalto funcionario del Ministerio de Sanidad de Kosovo y un médico kosovar fueron absueltos de todos los cargos, explicó la EULEX.

El médico turco Yusuf Sonmez y el ciudadano israelí Moshe Harel también han sido acusados por la Fiscalía, pero están en paradero desconocido y la Interpol ha emitido una orden internacional de detención en su contra.

Las víctimas fueron atraídas con la promesa de grandes sumas de dinero a cambio de donar uno de sus riñones, que luego se entregaban a pacientes ricos.

La mayoría de ellas fue estafada y jamás vio el dinero prometido, después de haber sido operadas en Pristina y volver a sus países de origen.Según la acusación, las víctimas procedían de Turquía, Bielorrusia, Kazajistán, Ucrania, Rusia, Israel y Moldavia.

La fiscalía sostuvo durante el juicio que 24 personas compraron los riñones en el mercado negro, sobre todo en Israel, pero también en Ucrania, Turquía, Polonia, Canadá y Alemania.

Dado que al menos 24 personas compraron órganos a esta red por alrededor de unos 70.000 euros cada una, según la fiscalía, por lo menos hubo esa cantidad de víctimas, aunque es posible que el número sea mayor.

La Policía kosovar empezó la investigación después de encontrar en 2008 en el aeropuerto de Pristina a un ciudadano turco en estado muy grave, tras extirpársele un riñón.

Las autoridades cerraron en 2008 la clínica "Medicus", que ahora se ha reabierto con unos nuevos propietarios. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario