lunes, 18 de febrero de 2013

Llama a purificar la fe



Monseñor de la Rosa y Carpio (Foto de archivo)


Por Marcelo Peralta
mperiodista1958@hotmail.com

SANTIAGO, R. D.- En este primer domingo de Cuaresma el Arzobispo de la Arquidiócesis de Santiago, su Eminencia Reverendísima, Monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, llamó a los fieles católicos a cumplir la voluntad de Dios, más allá de las tentaciones, como hizo Jesucristo, quien rechazó las alabanzas.

Durante la homilía en la misa de este domingo en la Catedral Santiago Apóstol, el prelado recordó que la Cuaresma es una invitación a purificar nuestra fe, por ello “es importante rechazar las tentaciones como nos enseñó Jesucristo cuando fue tentado”.

Sin embargo, recordó que en ese rechazo a las tentaciones por parte de Jesucristo “no podemos encontrar ningún desprecio a las realidades terrenales, pero si encontraremos que más allá del pan, del poder y del prodigio debemos buscar la voluntad de Dios”.

La Cuaresma debe ser considerada por los creyentes como una profesión de fe, expresó De la Rosa y Carpio, y por ello como una forma de acercarse a Dios y de cumplir su voluntad.

En la homilía, también recordó a los niños dominicanos y del mundo, que a lo largo de la historia han tenido un papel importante en la difusión de la fe.

Invitó a los dominicanos a purificar nuestra fe antes, durante y después de Semana Santa. 

El arzobispo metropolitano, monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio destacó la participación de los niños en las misiones de evangelización  indicando que incluso apoyan los programas católicos con recursos económicos.

"Es muy valioso el aporte que hacen nuestros niños y niñas en las misiones, por lo que pido un fuerte aplauso para ellos y todos sus padres o tutores que han venido a esta Eucaristía", expresó monseñor de la Rosa y Carpio, al presidir la misa en la Catedral Santiago Apóstol conmemorando la jornada mundial de las misiones infantiles y juveniles.



Precisó que la participación de los niños en las misiones evangelizadoras son importantes, ya que involucran a sus familiares de manera directa o indirecta.


Dijo que en las familias donde no existen niños, como que falta algo.

Sostuvo que el mismo Jesucristo dijo que quienes no se hicieran como niños, no podrían entrar al reino de Dios.


"Hay que ser humildes, alegres, sencillos y obedientes como nuestros niños para poder entrar al reino de Dios", puntualizó de la Rosa y Carpio.

El arzobispo local reiteró su llamado a las familias dominicanas para fortalecer cada vez más ese núcleo de la sociedad, ya que es ahí donde comienzan a formarse los valores morales de las personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada