jueves, 28 de febrero de 2013

Elección del Papa sería difícil



futuros-papas
Arriba, izq-dch: Claudio Hummes (Brasil), Óscar Andrés Rodriguez (Honduras), Jorge Mario Bergoglio (Argentina), Norberto Rivera (México), Joao Braz de Aviz (Brasil), Luis Antonio Tagle (Filipinas) y Peter Turkson (Nigeria).
 Abajo,  Cristoph Schonborn (Austria), Peter Erdoe (Hungría), Angelo Scola (Italia), Marc Ouellet (Canadá),Francis Arinze y John Onaiyekan (Nigeria) y Timothy Dolan (EEUU). (AFP)


El sucesor del papa Benedicto XVI, que renunció por “falta de fuerzas”, podría ser un latinoamericano y hablar español o portugués.
La elección del nuevo Papa, que deberá realizarse a mediados de marzo según las normas del código canónico, está llena de incógnitas.
El peso de América Latina, de donde proviene uno de cada dos católicos en el mundo (unos 500 millones sobre 1.200 millones de creyentes) será pues determinante en la elección y debe reforzar las posibilidades de que el nuevo Papa sea oriundo de la tierra de donde son originarios la mayoría de los católicos.
Benedicto XVI al decidir dimitir a su cargo, envió un mensaje claro a la jerarquía de la Iglesia: “Hay que ceder el paso, que se vayan los viejos”, sostiene el vaticanista Marco Politi.
“La iglesia necesita gente joven”, dice el experto al enumerar los numerosos problemas y escándalos que marcaron el papado del Pontífice alemán sumado a la apretada agenda de trabajo para una persona anciana, de 85 años.
En el abanico de ‘papables’ o candidatos a suceder a Benedicto XVI figuran también africanos, estadounidenses y asiáticos.
“Los papables, según la tradición de la iglesia, están en general por encima de las partes, ni continuistas, ni adversarios”, recuerda un veterano experto en esos temas, Filippo Gentiloni, quien repite un viejo dicho italiano: “Quien entra al Cónclave como Papa sale cardenal”.
En la danza de nombres y conjeturas que se hacen sobre el sucesor muchos tienen en cuenta ahora las cifras.
El colegio cardenalicio, que deberá elegir al sucesor del primer pontífice alemán de la era moderna, está formado por 118 cardenales con derecho al voto, es decir con menos de 80 años de edad.
La mayoría de esos purpurados (67) fueron designados por Benedicto XVI, 51 recibieron el birrete cardenalicio de manos de Juan Pablo II y casi todos pertenecen a corrientes conservadoras dentro de la Iglesia.
De 118 electores, 62 son europeos, de los cuales 28 son italianos.
En total 19 provienen de América del Sur, 14 de América del Norte, 11 de África y 11 de Asia, y uno solo de Oceanía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada