viernes, 15 de febrero de 2013

Bahía de Las Aguilas

Bahia de las Aguilas
 Por Marcelo Peralta
Bahía de Las Aguilas ha vuelto a la Palestra.
Ha vuelto a ser noticia, pero muy negativa.
Y muy desalentadora.
Ha reaparecido el afán de los abusadores.
Consideramos que debe actuarse con transparencia.
El presidente Danilo Medina no debe dejarse sorprender en su buena fe.
El gobernante tiene buenas intenciones de trabajar por el bienestar del país.
Nuestro Presidente debe tener los ojos bien abiertos.
Al igual tener la mente bien.
Nuestro primer Mandatario no debe dejarse oscurecer sus buenas intensiones por los usurpadores de Bahía de Las Aguilas.
No es justo apropiarse  de  terrenos adquiridos ilegalmente.
Cree que el gobierno no debe validar esos terrenos porque sería legalizar una especie robo.
De hacerlo, sería una decisión desafortunada.
Si el gobierno favorece a los ilegales usando sus influencias sería sentar un precedente nefasto.
El estado no debe permitir la explotación turística de Bahía de las Águilas en las condiciones que se plantea.
Ahí son innúmeras las irregularidades detectadas y confesas por los involucrados.
Es por eso que decimos que el caso de Bahía de las Águilas, el Gobierno no debe ceder a la presión.
Sabemos que ahí está parte del poder económico oscuro.
Pero debe ser neutralizado y que pase por encima de las decisiones judiciales.
Resulta extraño  que se ignore la Constitución y se violen las leyes sobre Medio Ambiente y de Areas Protegidas 64-2000 y la 202-2004.
La Constitución, la de Áreas Protegidas y Ambiental establecen bien claro y concreta el carácter inalienable, intransferible y el tipo de cosas que puede haber en terrenos de áreas protegidas.
Han querido sorprender al Presidente Danilo Medina que las parcelas para desarrollar proyectos turísticos en el Sur, están dentro del parque Jaragua.
Expertos en medio ambiente rechazan la decisión del Gobierno de explotar turísticamente la zona.
Esos especialistas objetan otorgar un 45% de los valores generados de la inversión a personas cuya propiedad sobre los terrenos es cuestionada.
El biólogo Luis Carvajal, catedrático de la Universidad Autónoma de Santo Domingo- UASD- ha reiterado que es inadmisible, porque mucha gente ha terminado confundiendo las palabras desarrollar con apropiarse.
La incorporación a los flujos económicos de toda la reserva de la biósfera Jaragua-Enriquillo, de la cual forma parte el Parque Nacional Jaragua y Bahía de las Águilas implica hacer inversiones conjuntas fuera de la zona del área protegida, donde no hay ningún tipo de conflicto.
Han sugerido a las zonas de Sabana de Sansón, Cabo Viejo, al sur y al oeste de La Cueva de Abajo, donde la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), la Academia de Ciencias y el Grupo Jaragua un modelo integral de desarrollo, por ser  menos oneroso en costos para el Estado.
Lo importante es que ello no viola la Ley de Monopolio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario