sábado, 12 de mayo de 2012

 FUENTE PERIODICO CUIDAD ORIENTAL

El PLD y Danilo Medina en la antesala de una derrota contundente

Leonardo Peguero
Por Leonardo Peguero

En este prestigioso medio informativo, Ciudad Oriental, dirigido por el también afamado y reconocido Prof. Robert Vargas, compañero, colega y amigo entrañable por muchos años, he escrito y publicado mis últimos artículos políticos.
Quien lea mis reflexiones o análisis desarrollados en los trabajos La“encuesta” de la empresa Insight y “¿Es inminente la derrota del PLD?”, sumado al más reciente y que titulamos “Visita embajadores al Palacio Nacional indica algo no anda bien con números de algunas encuestas ni la en la JCE”, notará sin muchos esfuerzos la consistencia y coherencia de mis juicios y aprehensiones. Han tratado de estar desvinculados totalmente de deseos y motivaciones que siempre tienden a nublar el espíritu del analista o investigador. Siempre he sido independiente en mi forma de pensar y en la toma de mis decisiones en todos los órdenes de la vida.
En los últimos 4 meses y medio y por razones de fuerza mayor, mi vida ha transcurrido prácticamente en un aislamiento casi total: he tenido que vivir confinado en una especie de encierro domiciliario desvinculado del mundo exterior, reduciéndose mis contactos personales a simples encuentros con tan solo unos pocos discípulos y contados amigos y amigas. Mi relación con la sociedad y el mundo solo ha tenido un hilo transmisor: el internet y la televisión en unas pocas oportunidades.
Casi siempre he sido categórico en mis posiciones y en mis proyecciones. En cuanto a las primeras, las posiciones, no he tenido vacilación alguna, pero con relación a las proyecciones, y me refiero concretamente al desenlace electoral final, tenía dudas. Estas dudas quedaron expresadas explícitamente en mi escrito anterior. Necesitaba, como decía el científico griego Arquímedes de Siracusa, “un punto de apoyo para mover al mundo” cuando descubrió lo que en física se conoce comunmente como la ley de la palanca.
Ese punto de apoyo me lo dió justamente el director de Ciudad Oriental, Prof. Robert Vargas, que posee el único periódico online en donde cada lector puede advertir y saber quién escribe cada noticia o algún artículo y donde el propio director y editor anda tirado a la calle siendo testigo presencial de lo que ocurre. Robert Vargas es, sin lugar a dudas, el único director de un periódico con una alta incidencia en la sociedad que se la juega y se atreve a opinar más allá de donde se atreven los demás que, por fines puramente económicos y miedo no llegan alejarse ni siquiera un céntimo de metro más allá del punto de equilibrio.
Ciudad Oriental, lo digo convencido de corazón, es el único medio en línea que, a estas alturas, mantiene un sondeo de opinión electoral. ¿Por qué los demás no lo hacen? Por una sencilla razón: temen que la posición de los electores disguste a los que ellos entienden le permiten dar la gran vida a costa de mal informar y embrutucecer la sociedad y, lo que es más notorio, no tienen la cantidad de acceso diario que su “prestigio” supone han de tener.
Tener 8841 entradas a la página de votación de Ciudad Oriental al momento de escribir esta nota, es mucho que decir. Este record no lo puede exhibir nadie en este momento ni siquiera los dueños de los grandes medios.
¿Que ha pasado? Parece ser que el único medio que el gobierno no ha podido comprar o aplastar y que se mantiene inependiente tanto de un sector político como de otro y haciendo un periodismo serio de verdad es justamente Ciudad Oriental. El artículo extremadamente juicioso de su director, Robert Vargas, titulado HipólitoMejía ha resultado "más duro de matar" que lo esperadopor la dirigencia del PLD, que teme caer en el intento, ha desatado un pánico en la más alta dirigencia peledeista, incluyendo la del Palacio, de tal magnitud que, a muchos de ella que se han creído su propio cuento de victoria arrolladora, la ha despertado de su letargo y la ha hecho chocar con una cruda realidad hasta ahora ignorada: la situación en el posicionamiento real de Danilo Medina y del PLD es actualmente muy distinto a como se ha querido vender. Eso es lo que explica el por qué tantas direcciones IP en forma de votación se suman a últimas horas al sondeo de Ciudad Oriental, cuestión ésta que probablemente ampliemos en otra ocasión si entendemos que vale la pena.
Yo, como decía anteriormente, necesitaba un punto de apoyo para fortalecer mis proyecciones electorales ya que nada me parecía claro en el panorama: tenía sospechas legítimas de manipulaciones pero no tenía seguridad de cómo marchaban las cosas allá afuera pués mi contacto con la gente en forma directa era y ha sido nulo en los últimos meses. Pero me ha bastado la panorámica de un hombre que conozco por más de 35 años y de quien conozco su agudeza política, su entereza, su valentía, su integridad y su historia tanto personal como pública para afirmar categóricamente lo siguiente: se demostrará que Hipólito Mejía y el PRD derrotarán a Danilo Medina y al PLD el 20 de mayo próximo en forma contundente aunque al final el fraude impulsado desde el poder pueda torcer los resultados electorales.
Hay justamente un abanico de casi un 30%, esto es, más de 1 millón 700 mil votantes, que hasta el momento se muestra apático para participar en el certamen electoral. Es esta la mayor fortaleza del PLD y de que una buena parte de los que simpatizan por el candidato del PRD no tienen tanta firmeza como los oficilistas para ir a votar pero hay una campaña de encuesta del PLD y otra campaña sucia montada desde el PLD-FNP que, en cierta forma y para decirlo en un lenguaje técnico, se ha alejado demasiado del “equilibrio” y lo racionalmente posible y las saturaciones y el alejamiento más allá de lo que en ciencia se conoce como el punto de retorno, produce saturaciones de graves consecuencias.
En cuanto a las encuestas se llegó al punto en que la gente ya no le hace caso a ninguna y, con relación a la campaña sucia e insistencia en provocaciones innecesarias a Hipólito Mejía cuestionando sus condiciones intelectuales y supuesta capacidad de análisis, olvidando torpemente que este hombre estudió en uno de los centros más prestigiosos y exigentes del país como lo es el Instituto Politécnico Loyola de incuestionable calidad académica y se graduó en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, en los Estados Unidos. Esto es mucho decir y un mérito que no pueden exhibir la generalidad de los dirigentes y líderes del PLD, salvo el propio presidente de la República que nos lo han querido vender como el gran pensador pero que, en los anales de nuestra producción literaria e intelectual sus obras no pasan de 3 y no son nada distinto a lo de repetir lo que otros han dicho y sin mayor trascendencia tanto en el campo local como internacional.
Como bien observa Robert Vargas, el desenlace final dependerá de cual de los dos partidos pueda mover más gente que le favorezca a las urnas el día de la votación y en esto, en cuanto a posibilidad y capacidad por la inmensidad de recursos que concentra, la ventaja la tiene el PLD y Danilo Medina. Pero hay un fenómeno que está ayudando a Hipólito Mejía que vale y pesa más que cualquier estrella del Universo: es la firmeza de espíritu, de carácter y luce invencible. Parece un general, un gladiador, encabezando el mismo el frente de batalla y que no mira la enorme fortaleza de su contricante y no se detiene a mirar hacia atrás para llorar los caídos de sus bandos en este duro batallar para no desmoralizar sus tropas en su marcha indetenible hacia la muerte o la victoria.
Todo esto que acontece ahora de la campaña del PLD-FNP contra Hipólito Mejía me recuerda la “Parábola de la gran cena” referida por Jesús según San Lucas y en donde relata que un día un hombre hizo una gran cena y convidó a muchos. Lista la cena, los invitados especiales se excusaron por distintas razones para no asistir a la misma y aquel hombre enojado dijo a su siervo: “Ve pronto por las plazas y las calles de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos.” Según esta parábola, la mesa fue llenada y sobró suficiente espacio para muchos más y así se hizo.
Mi convicción es que la campaña sucia del PLD-FNP le está llenando la mesa de la cena a Hipólito Mejía y al PRD precisamente como se la llenaron a Joaquín Balaguer en 1986 los que externaron todo tipo de desprecio al mismo por sus reales limitadas condiciones visuales que no es el caso exacto de las condiciones del candidato opositor que ha demostrado ser bastante inteligente y exitoso en su vida personal y empresarial. Hay un 30% de la población electoral que hasta ahora ha estado ausente del proceso y un 5% que se mueve con los grupos alternativos o minoritarios o que ha manifestado indecisión en su postura pero al final el comportamiento de ésta será la decisiva en la derrota de uno y la victoria del otro. Este 35% no favorece en nada o muy poco al candidato oficialista Danilo Medina; su conducta determinará finalmente como será la derrota del PLD: por nocaut o por decisión de los jueces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario