lunes, 14 de mayo de 2012

Descargar joslin joanis denuncia abuso 
policial.JPG (215.1 KB)
HAITIANO DETENIDO Y GOLPEADO POR LA POLICIA
Por JOSE LUIS FERNANDEZ
DAJABON, R.D. Un ciudadano haitiano que se dedica cada día al trabajo  de ocasión en Dajabón, denunció que fue apresado el pasado jueves sin orden judicial  por la Policía luego de que en el hospital Matías Ramón Mella, personas hasta ahora desconocidas, sustrajeran algunos aparatos de informática del departamento de asuntos comunitarios.
Joslin Joanis, de 23 años de edad, residente en Wanament, dijo a los miembros de la Red Fronteriza Jano Siksé (RFJS) que, al ser conducido preso al destacamento policial de Dajabón fue rudamente golpeado por dos agentes para que, supuestamente confesara la sustracción de los equipos del centro hospitalario.
Rechazó que él fuese el responsable del hurto, pues, según contrató a varios de sus compatriotas ante la prisa del maestro constructor del Ministerio de la Salud en  reparar el techo del sanatorio el cual filtra las aguas lluvias que están cayendo por estos días en la frontera norte.
Para llevar a cabo el trabajo “del fino”, fue llamado por el maestro y dos albañiles, provenientes de Santo Domingo, quien le daba 350 pesos por día, pero que, después le propuso buscara más haitianos y darle  3 mil pesos para que finalizara la labor.
Con dos días y medio en la faena de tapar las goteras de agua del techo del hospital Matías Ramón Mella, Joslin Joanis fue apresado dentro del recinto médico y acusado de ser el principal sospechoso del robo, por lo que de inmediato los policías le entraron a golpes por la cara y parte del cuerpo.
De esta acción violenta, el pómulo derecho del rostro  de Joanis quedó hinchado por los golpes propinados y, para colmo, según dijo le fueron sustraídos mil pesos del pago de los tres mil acordado con los responsables de la reparación, enviados desde la capital. Por lo que la Red Fronteriza Jano Siksé (RFJS), llamó a las autoridades de Dajabón a realizar una exhaustiva investigación  en torno a este caso de abuso de poder, contra un trabajador haitiano que labora cada día en distintos lugares y comercios de la ciudad y del cual, sus contratantes dominicanos dan prueba de honestidad y cumplimiento laboral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario